¿Qué hay tras la invitación de Putin a Kim Jong-un?

image

Por F. William Engdahl

El presidente ruso, Vladimir Putin, sorprendió a muchos en occidente recientemente confirmando que había invitado al paria líder supremo norcoreano, Kim Jong-un, a Rusia en mayo. Algunos vieron esto como una medida del grado de desesperación de Rusia como EEUU y la UE las sanciones económicas no pasan en balde. Lejos de ser una señal de desesperación, sin embargo, este observador lo ve como un movimiento muy astuto que podría robar una de sus armas favoritas a Washington.

Como señalamos en un artículo anterior, “¿Por qué ahora Corea del Norte ?,” la prisa por la Administración de Obama para poner nuevas sanciones a Corea del Norte basándose en alegaciones no probadas de que estaba tras los ataques recientes de hackers contra Sony Pictures, una empresa de propiedad japonesa, apesta a una operación de bandera falsa por los sospechosos habituales: los halcones guerreros neo-conservadores que dominan cada vez más la política de la Administración Obama desde la guerra de 2012 contra la Libia de Gadafi. Creo que hay muy diferentes razones detrás de la prisa para castigar a Corea del Norte.

En una conversación privada durante una cena en el Foro Económico Mundial en Davos Suiza en la década de 1990, donde yo estuve presente como periodista independiente, tuve ocasión de tener una charla fascinante con el fallecido James R. Lilley sobre los acontecimientos mundiales. Estaba en Davos, como él me confió en privado, “para ser el niñero” de una delegación de generales del Ejército de Liberación Popular de China. Era el año 1998 por lo que recuerdo, y los líderes de China estaban siendo cortejados por Occidente.

Con un vaso de buen vino suizo, hablamos de China y de la política de Asia. Tal vez porque estaba disfrutando de lo que dijo era una discusión muy informada de la política mundial, nunca llegó a preguntar más acerca de quién era yo. A mí ya me iba bien. La charla llegó a Corea del Norte, que luego fue objeto de mucha consternación por su programa de armas nucleares. En un momento Lilley soltó una pieza profundamente útil de inteligencia. Me dijo: “Si Corea del Norte no existiera, habría que crearla para darnos la excusa de mantener nuestra Séptima Flota en Japón tras el fin de la Guerra Fría”.

Lilley no era un novato a los juegos de la geopolítica de Estados Unidos. Él, al igual que su viejo amigo George H. W. Bush, había sido miembro de la sociedad secreta Skull & Bones en la Universidad de Yale. Hablaba con fluidez en mandarín al haber nacido de padres misioneros en Shanghai, China. Sirvió en la CIA como el principal experto en China durante 30 años, y más tarde se convirtió en el embajador estadounidense en Beijing durante las protestas estudiantiles de 1989 en la Plaza de Tiananmen ( orquestadas por Estados Unidos). Lilley sabía lo que era la política de Washington en Asia.

Así que con ese privilegiado comentario en mente, echemos un vistazo a lo que podría estar detrás de la demonización repentina, una vez más, de Corea del Norte.

La geopolítica de la invitación y de tuberías de Putin

En cuanto a las iniciativas políticas y diplomáticas de política exterior de Rusia, Vladimir Putin, en los últimos meses ha sido de todo menos aislada, como los neoconservadores de Washington habrían esperado. Ha realizado brillantes acuerdos energéticos estratégicos con China, con India, ofertas económicas con Brasil, con los estados BRICS, creó la nueva Unión Económica Euroasiática con Kazajstán, Bielorrusia y Armenia – unión a la que se habría unido Ucrania si los EE.UU. no hubieran alentado su violento golpe de estado de febrero 2014 en Kiev.

El 19 de diciembre, un portavoz del Kremlin confirmó que el presidente Putin había invitado al líder supremo de Corea del Norte Kim Jong-un, de 32 años de edad, (supongo que Washington puede tener un Comandante Supremo Aliado de Europa de la OTAN, al que llaman su líder supremo). Kim ha sido invitado a asistir a la celebración especialmente simbólica del 70 aniversario de la derrota de la Alemania nazi a manos de las fuerzas soviéticas en la Segunda Guerra Mundial el 9 de mayo de este año.

Pocos estadounidenses saben por su gobierno o medios dominantes que Washington debe en gran medida a la entonces Unión Soviética, que perdió al menos 26 millones de sus ciudadanos en la Segunda Guerra Mundial, una deuda de gratitud por la derrota de la Alemania nazi en 1945. La historia de las guerras, como dijo Churchill, la escriben los vencedores.

A primera vista podría parecer que Putin se está arrastrando al fondo del barril geopolítico, extendiendo una mano abierta al segundo líder actual más demonizado del mundo después el propio Putin. También sería la primera visita de Kim fuera de su país desde que asumió el manto Líder Supremo en 2011.

Hay razones económicas muy reales, sin embargo, detrás de la mano abierta de Putin. A Rusia le gustaría llevar un nuevo gasoducto para suministrar gas ruso a Corea del Sur. La mejor manera de hacerlo sería a través de Corea del Norte.

La reciente obertura de Corea del Norte no es una jugada instintiva de pánico de Rusia. Es una parte cuidadosamente planificada del “Pivote de Euroasia” de Putin”, la reorientación estratégica de Rusia de su comercio y sus vínculos económicos y políticos ante los intentos occidentales infructuosos que sólo traen guerras y sanciones de Washington y Bruselas hasta el corazón de Eurasia, la única superficie geopolítica de nuestra Tierra capaz de crear un auténtico polo opuesto a la única superpotencia en declive. El pasado abril, la Duma rusa y Putin aprobaron la cancelación de unos significativos 10 mil millones dólares de la deuda de la era soviética de Corea del Norte. ¿Alguna vez has oído hablar de un caso en el que el Tesoro de Estados Unidos cancelara las deudas de cualquier persona?

Esto representó una cancelación de alrededor del 90% con unos restantes $1090 millones a amortizar durante los próximos 20 años, en cuotas iguales cada seis meses. La deuda pendiente de Corea del Norte será administrada por el banco estatal de desarrollo de Rusia, Vnesheconombank. Rusia anunció que el dinero podría utilizarse para financiar proyectos de inversión en Corea del Norte, incluyendo el gasoducto propuesto y un ferrocarril a Corea del Sur.

Diplomacia nuclear rusa

Hay otro elemento en este reciente acercamiento entre Rusia y Corea del Norte. El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, dijo en abril pasado que Corea del Norte está dispuesta a reanudar las conversaciones internacionales estancadas sobre su programa nuclear. Corea del Norte, Corea del Sur, Japón, China, Rusia y los EE.UU. comenzaron conversaciones en 2003 para librar a la península coreana de las armas nucleares, pero se suspendieron después de que Pyongyang probó artefactos nucleares en 2006 y 2009.

Luego, el 01 de enero, Kim Jong-un anunció que estaba abierto a “conversaciones de más alto nivel” con Corea del Sur. En la emisión de la televisión estatal de Año Nuevo, Kim declaró: “Debemos escribir una nueva historia en las relaciones Norte-Sur. No hay ninguna razón para no mantener las conversaciones al más alto nivel.” Fue la respuesta a una oferta de varios días antes del ministro de Corea del Sur a cargo de los asuntos intercoreanos Ryoo Kihl-Jae, quien propuso enero como fecha tentativa. Las últimas conversaciones Norte-Sur se habían celebrado en febrero de 2014. Curiosamente, cada vez que en los últimos años que las relaciones parecen insinuar algún acercamiento, algún “evento” extraño siempre interviene para bloquearlo. ¿Tal vez el fantasma de James Lilley?

¿Rusia como pacificador de Corea?

Interesante en este contexto es un trabajo reciente del colaborador de Saker, Larchmonter 445, La doble hélice: China y Rusia, señalando que han habido recientes conversaciones al más alto nivel en Beijing entre el ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigu y el primer ministro chino, Li Keqiang. Eso fue después de que Shoigu se reuniera con su homólogo en el ministerio militar y de defensa de China. El informe afirma, “Imagine si el general Shoigu y el primer ministro Li Keqiang hubieran tratado sobre Corea del Norte. Antecedentes: Putin ha estado contactando con el Glorioso Líder del régimen, Kim, y sabemos qué acuerdo Putin querría hacer con el régimen de Pyongyang: Renuncie a las armas nucleares, y la doble hélice le protegerá …” El paraguas nuclear de China y Rusia obviaría la necesidad del arsenal nuclear de Corea del Norte.

Eso sería un cambio de juego, uno que los halcones guerreros de Washington verían con apoplejía. James Lilley, sin duda se revolvería en su tumba. Como Larchmonter lo puso,

Rusia podría ser visto como incluso más grande que grande geográficamente. Sus oleoductos, carreteras, aeropuertos, puertos y sistemas de armas estarían conectados y protegiendo a las naciones desde el Ártico hasta el Océano Índico, así como de las fronteras de Europa del Este a las Islas Kurill y Vladivostok, tocando China por los pasos fronterizos en Zabikalsk-Manzhouli y Pogranichy-Suifenhe en la provincia de Heilongjiang a lo largo del río Dragón Negro/Amur.

Rusia y China son los fundadores del mercado Económico Euroasiático de 3,5 mil millones (la mitad del mundo). Tiene una misión inicial de treinta años. Y durante esos treinta años se habrán creado la Nueva Ruta de la Seda, la Ruta de la Seda Marítima, el Cinturón Económico de Eurasia, y levantado a Irán, India, Pakistán, Bangladesh, los Stans de Asia Central, Mongolia, los países del sudeste asiático y, probablemente, partes de Ucrania, y partes del este de Europa, algunos países del sur de Europa y, tal vez, algunos países del norte de África.

¿No sería una alternativa más inteligente y humana a la de los neoconservadores y sus interminables guerras, depresiones económicas, desindustrialización de modo que el 0,1% de los ultra-ricos pueden disfrutar de un poder sin precedentes a costa de todos nosotros?

De hecho algo muy grande está en marcha en lo que participan China, Rusia, Corea del Sur y Corea del Norte. No es una nueva guerra de Corea, eso está claro. Ésta es la mejor explicación que puedo ver a la renovada demonización repentina de la Administración Obama de Corea del Norte con el uso del hackeo a la endeble Sony Pictures como pretexto.

Las nuevas sanciones y la demonización contra Corea es un movimiento desesperado de una cábala cada vez más desesperada que secuestró lo que quedaba de la democracia estadounidense constitucional el 11 de septiembre de 2001, cuando George W. Bush convenció a un Congreso de Estados Unidos aterrorizado para que anulara la Declaración de Derechos con la Ley Patriota y otras medidas de facto estatales de policía fascista en el nombre de la santa cruzada de Bush contra el “terror.” Parece que 2015 será un capítulo fascinante en el desarrollo mundial, tal vez incluso hacia una forma más armónica para que los seres humanos vivan juntos sin pensar en formas más ingeniosas para matarse y exterminarse los unos a los otros en el nombre de algo que nadie realmente entiende en la presente confusión moral.

F. William Engdahl es consultor de riesgo estratégico y conferenciante, es licenciado en política por la Universidad de Princeton y es un autor exitoso sobre el petróleo y la geopolítica, en exclusiva para la revista online “Nueva Perspectiva de Oriente“.

Traducido del inglés: http://journal-neo.org/2015/02/18/behind-the-putin-invite-to-kim-jong-un/

Anuncios