Carta del cerebro del 11S a Obama: Es por esto que atacamos a EEUU

september-11_640

Por Carey Wedler.

Cuando Barack Obama todavía estaba en el cargo, Khalid Shaikh Mohammed, uno de los perpetradores de los ataques terroristas del 11-S, le escribió una carta. Aunque un juez dictaminó recientemente que la carta podría ser enviada a la Casa Blanca antes de que el presidente saliente dejara el cargo, el contenido se tenía que retener del público hasta un mes después, hasta que el Presidente Trump asumiera el poder.

Esta semana, el Miami Herald obtuvo y publicó el contenido de la carta de 18 páginas, escrita originalmente en 2015 y titulada “CARTA DEL MUHAIDÍN CAPTIVO KHALID SHAIKH MOHAMMAD A LA CABEZA DE LA SERPIENTE, BARACK OBAMA, EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA, EL PAÍS DE LA OPRESIÓN Y LA TIRANÍA.” Contiene las percepciones del terrorista pakistaní nacido en Kuwait sobre por qué ocurrió el 11 de septiembre, así como evaluaciones sorprendentemente precisas de la política estadounidense.

Una de las principales razones del 11-S, según Mohammed, es una de las que los terroristas han mencionado antes: la política exterior estadounidense. Su explicación está arraigada tanto en la historia como en los asuntos de actualidad.

El pueblo estadounidense fue engañado por la administración Johnson y el Pentágono para llevar a cabo una guerra en Vietnam que costó 58.000 vidas estadounidenses y millones de vidas vietnamitas, y en última instancia acabó en una derrota humillante“, escribe, haciendo referencia correctamente al ataque de bandera falsa de Johnson en el Golfo ee Tonkin, que el presidente demócrata usó para empujar a los EEUU a una guerra prolongada, sucia, y finalmente fallida.

Mohammed también se centró específicamente en la política exterior estadounidense en el Oriente Medio y el mundo musulmán, proporcionando una larga lista de razones por las que los “Estados Unidos recolectó lo que sembró“. Uno de esos agravios fue el plan del gobierno de Estados Unidos y de la CIA para respaldar y apoyar “al dictador indonesio Suharto cuando sus masacres dirigidas por el ejército mataron a cientos de miles de campesinos sin tierra“, aunque sus ejemplos abarcan el globo.

Cita el notorio deseo estadounidense por el petróleo, haciendo referencia a que los Estados Unidos construyeron “bases militares en la Península Arábiga en Tabuk, Dhahran, Bahrein, Kuwait, Omán y Emiratos Árabes Unidos, lo cual está prohibido por las leyes de la Sharia, para asegurarse un flujo ininterrumpido de petróleo a [su] país al precio más barato.” Argumenta que esto fue “para apoyar al gobierno dictatorial de las familias monárquicas y los regímenes opresivos, corruptos y dinásticos y saquear la riqueza de la población Ummah musulmana; y para alcanzar allí los objetivos militares [de los Estados Unidos] “.

Se refiere al golpe de 1953 de la CIA en Irán, llevado a cabo conjuntamente con sus contrapartes de la inteligencia británica, para derrocar al líder democráticamente elegido del país y otorgar poder al “Shah de Irán y Safak, la brutal agencia de inteligencia iraní, durante 40 años.

Hablando de Irak en la década de 1990, hace referencia a “cuando los cruzados anglosajones impusieron sanciones contra el pueblo iraquí en forma de castigo colectivo que resultó en la muerte de medio millón de civiles.” Más tarde se refiere a las declaraciones de la ex-embajadora Madeleine Albright sobre que las muertes de medio millón de niños fueron “valieron la pena.

Mohammed también señala las hipocresías en la política exterior estadounidense, como los vínculos de los funcionarios estadounidenses con el presidente sirio Bashar al-Assad antes de que quisieran expulsarlo. También señala que antes de invadir Irak, los Estados Unidos “apoyaron a Saddam Hussein durante la guerra entre Irán e Irak, incluso cuando estaba usando gas mostaza venenoso contra los kurdos …

Mohammed trata ampliamente los siglos de los ataques occidentales contra los musulmanes y sus países, observando también la forma en que los países occidentales rompieron las antiguas naciones otomanas a principios del siglo XX, dividiéndolas y reclamando el control en la región.

Echó un vistazo a toda la política exterior de Estados Unidos, señalando que Estados Unidos escapó a la acusación por sus “brutales y salvajes masacres contra los indios americanos y sus crímenes en Vietnam, Corea, Tokio, Hiroshima, Nagasaki, Dresde y América Latina ; y por [su] apoyo al dictador chino, Chiang Kai-Shek, y al dictador mexicano Santa Ana.

Ustedes pueden mantener sus bases militares en Japón, Alemania, Italia y en otros lugares“, escribe, “pero la tierra musulmana nunca aceptará las bases del ejército infiel en su tierra.” Atribuye a Alá su ayuda a combatir la agresión occidental, frecuentemente ensaltando los sentimientos religiosos como justificación para una mayor violencia.

Aunque Mohammed se centra principalmente en el imperialismo estadounidense, una de sus principales quejas es el apoyo del gobierno estadounidense a Israel a lo largo de las décadas. Argumenta que Estados Unidos cosechó lo que sembró el 11 de septiembre en parte debido al respaldo estadounidense a Israel “en la arena política, cuando bloqueó resoluciones en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas más de 45 veces para proteger los crímenes repetidos de Israel.”  Mohammed cita el apoyo estadounidense a las invasiones israelíes del Líbano a lo largo de los años, argumentando finalmente que los yihadistas luchan por todos los musulmanes oprimidos. Afirma que representan a los palestinos y a los otros que han sido aplastados por la influencia y la invasión occidentales (por supuesto, es imposible demostrar que todos los musulmanes victimizados apoyan el terrorismo como recurso, haciendo que esta afirmación sea bastante grandiosa).

Trata sobre los esfuerzos en curso de Obama de continuar proporcionando armamento a Israel incluso mientras que el presidente anterior abiertamente puso en duda los asentamientos israelíes. “Mientras sus hijos puedan jugar con seguridad en el patio trasero de la Casa Blanca, el mundo entero está viendo a sus armas matar a niños palestinos jugando en la playa de Gaza durante el Mes Santo del Ramadán o estudiando en sus salones.”

Mohammed critica las repetidas afirmaciones de los políticos estadounidenses de que Israel “tiene derecho a defenderse.”

¿Por qué no puede usted o cualquier presidente estadounidense anteriormente decir que los palestinos tienen derecho a defenderse contra los crímenes israelíes?“, se pregunta. “La respuesta es muy clara, pero no se puede decir porque sus señores estarán muy enojados.” De hecho, Israel ejerce una influencia significativa sobre la política estadounidense.

La noción de que los políticos estadounidenses están obligados ante las poderes más altos se hace eco en toda la carta, pero no sólo con respecto a la influencia de Israel a través de la organización de lobby AIPAC (American Israel Public Affairs Committee – Comité de Asuntos Públicos Americanos Israelíes). Con sorprendente precisión, Mohammed detalla la influencia corporativa en todo el gobierno. Al principio de la carta, señala que los políticos deben servir a sus donantes, ya sean de la industria de la salud,  de la industria penitenciaria o “Blackwater, Halliburton, o cualquier otra industria de armas o empresa de armas.” “Para empujar al Departamento de Defensa y a los soldados estadounidenses a más guerras …

Condena el capitalismo americano y la farsa de la democracia en toda la carta, refiriéndose a los políticos como mercenarios que trabajan para sus financieros. Afirma que “al final, esto llevará a los ricos a enriquecerse y a los pobres a hacerse más pobres. El país se hundirá en deuda y finalmente la nación morirá.

Mohammed también destaca a Obama, citando sus ataques con aviones no tripulados, que mataron a innumerables civiles y niños inocentes. Condena el asesinato de Obama del ciudadano estadounidense Anwar al-Awlaki sin juicio, seguido del asesinato de su hijo de 16 años, así como el establecimiento por el presidente de detención indefinida y el fracaso en cerrar Guantánamo, donde Mahammed ha estado encarcelado durante años .

También incluye a los medios occidentales. “No dejes que Fox, CNN, BBC o los canales estadounidenses y pro israelíes cubran tus ojos porque nunca muestran la verdad, su tarea principal es el lavado de cerebro“, argumenta. “Son expertos en mentir y distorsionar los hechos para lograr los fines de sus amos.

(En vez, elogia a Al-Jazeera, que es, de hecho, una agencia de noticias originalmente financiada por el gobierno Qatarí, un aliado de los Estados Unidos).

Desde el 11 de septiembre, la narrativa del establishment político ha afirmado que los terroristas islámicos apuntan a los Estados Unidos porque nos odian por nuestra libertad, porque su religión es violenta y porque están condenados a destruir a cualquiera que no esté de acuerdo con su ideología. Si bien es indiscutible que cualquiera que busque matar a 3.000 civiles es un asesino a sangre fría, su explicación ha sido repetida por los terroristas antes; los tiradores de Charlie Hebdo, los bombarderos de la Maratón de Boston y el tirador del club nocturno de Orlando se referían a la política estadounidense violenta e imperialista como las razones de sus ataques.

Mohammed concluye:

Si vuestro gobierno y vuestro público no tolerían el 11-S, ¿cómo pueden pedir a los musulmanes que toleren sus 60 años de crímenes en Palestina, Líbano, Península Arábiga y todo el mundo musulmán?

Como avisó el ex-congresista y no intervencionista Dr. Ron Paul en 1998, mucho antes del 11 de septiembre:

Muy a menudo, el bombardeo de enemigos declarados (o inventados), ya sean los vietnamitas del Norte, los iraquíes, los libios, los sudaneses, los albaneses o los afganos, produce precisamente el efecto opuesto a lo que se busca. Mata a gente inocente, crea más odio hacia los Estados Unidos, unifica y estimula el crecimiento del movimiento islámico extremista y los hace más decididos que nunca a atacar con su arma de elección, el terror.

Este artículo (Carta del cerebro del 11S a Obama: Es por esto que atacamos a EEUU) es libre y de código abierto. Tiene permiso para volver a publicar este artículo bajo una licencia Creative Commons con atribución a Carey Wedler y theAntiMedia.org

Traducido del inglés: http://theantimedia.org/sheikh-mohammed-letter-9-11-obama/

Anuncios