Europa

La Muerte de Europa: Una reflexión que no leerás en los grandes medios

Una vez más, los valores europeos están en conflicto con la supervivencia de Europa.

migrants1_1_500

Por Daniel Greenfield, miembro de Periodismo Shillman en el Centro de la Libertad, es un escritor de Nueva York que se centra en el Islam radical.

Los líderes europeos hablan de dos cosas en estos días; preservar los valores europeos acogiendo a inmigrantes musulmanes y la integración de estos inmigrantes musulmanes en Europa haciéndoles adoptar los valores europeos.

No se les ocurre que su plan para salvar a los valores europeos depende de matar a los valores europeos.

Los mismos valores europeos que requieren que Suecia, un país de menos de 10 millones, acoja a 180.000 inmigrantes musulmanes en un año también esperan que los nuevos “suecos” celebren la tolerancia, el feminismo y el matrimonio homosexual. En cambio, los valores europeos han llenado las ciudades de Europa con patrullas de la Sharia, hombres enojados desempleados con banderas de ISIS y actos públicos ocasionales de terror.

Los países europeos se niegan a invertir dinero en seguridad fronteriza, pero en cambio se ven obligados a invertir dinero en fuerzas antiterroristas. Y ésas son también malas para los valores europeos.

Pero, como están descubriendo los países de la Europa Central, los valores europeos no tienen mucho que ver con la preservación de la viabiliadad de los estados europeos. En su lugar, son del tipo de socialismo estático que Bernie Sanders admira en el extranjero. Pero incluso un estado de bienestar socialista requiere que gente trabaje para ganarse la vida. Las generosas políticas de bienestar de Maine comenzaron a colapsar una vez que los musulmanes somalíes llegaron en masa para tomar ventaja de ellas. Los danese y los holandeses, entre otros de los modelos a seguir según Bernie Sanders, han estado sonando más como Reagan y menos como Bernie Sanders o Elizabeth Warren.

Hace dos años, el rey holandés declaró que: “El Estado de bienestar clásico de la segunda mitad del siglo 20 en estas áreas en particular los trajeron acuerdos que son insostenibles en su forma actual”. Ese mismo año, el ministro de Finanzas de Dinamarca pidió la “modernización del Estado del Bienestar”.

Pero el problema no es de modernización, es medievalización.

El 27% de los marroquíes y el 21% de los turcos en los Países Bajos están desempleados. Es el 27% en Dinamarca para los iraquíes. E incluso cuando se emplean, su ingreso promedio es muy inferior a la media europea.

Los críticos señalaron en el pasado que una América multicultural no puede permitirse los estados de bienestar que los países europeos tienen. Ahora que esos mismos países se están convirtiendo en multiculturales, no se lo pueden permitir ellos tampoco.

Europa invirtió en los valores de su estado de bienestar. El mundo musulmán invirtió en las familias numerosas. Europa espera que el mundo musulmán rescate su disminuyente tasa de natalidad trabajando y pagando en el sistema, de manera que su población que envejece pueda retirarse. Los inmigrantes musulmanes, sin embargo, esperan que Europa subsidie a sus grandes familias con su estado de bienestar, mientras comercian con drogas y cortan algunas cabezas en paralelo.

Una vez más, los valores europeos están en conflicto con la supervivencia de Europa.

Los valores europeos que requiere que Europa se suicide son de ideología, no de idioma, cultura o nacionalidad. Pero los migrantes entrantes no comparten esa ideología. Ellos tienen sus propios valores islámicos.

¿Por qué Mohammed, de 23 años de edad, va a trabajar durante cuatro décadas para que Hans o Fritz al otro lado del camino se puedan jubilar a los 61 años y se relajen en una playa en Mallorca? La idea de que Mohammed va a querer hacer algo así por amor a Europa es una fantasía tonta con la que los gobiernos europeos alimentaron a sus ciudadanos preocupados.

Mohammed no comparte los valores europeos. Tampoco van a hacerles cambiar, no importa cuántas veces los envejecidos profesores, que esperan que consiga un trabajo y subvencione su jubilación, les intenten perforárselo en la cabeza. Los europeos esperan que Mohammed se convierta en un sueco o en un alemán, como si fuera un niño que hubieran adoptado de un país exótico y que se crió como propio, y trabaje para subsidiar sus valores europeos.

Se tiene el propósito de que los inmigrantes musulmanes sean el plan de jubilación para una Europa que envejece. Se supone que mantendrán su colección destartalada de políticas económicas, sus estados de bienestar y sus programas sociales adyacentes.

Pero son más como una solución final.

Mohammed es el plan de jubilación de Fritz. Pero Mohammed tiene un tipo muy diferente de plan. Fritz cuenta con que Mohammed trabaje mientras se relaja. Mohammed se relaja y espera que Fritz trabaje. Fritz no tiene relación con él y, por tanto, Mohammed no ve ninguna razón por la que debiera trabajar para apoyarlo.

La socialdemocracia europea reduce la sociedad a un plan gigante de seguro en el que el dinero se almacena. Pero los seguros estás prohibidos en el Islam, que considera que son una apuesta. La socialdemocracia europea espera para los saquen de apuros, pero para Mohammed los valores europeos son un crimen contra el Islam.

El Imán de Mohammed le dirá que trabaje en negro, porque pagar en el sistema es apostar. Sin embargo sacar dinero del sistema es sólo Jizya; el dinero que los no musulmanes están obligados a pagar a los musulmanes. Bajo la ley islámica, es mejor para Mohammed vender drogas que pagar impuestos.

Es por eso que el tráfico de drogas y los delitos menores son ocupaciones populares para los salafistas en Europa. Es preferible robar a los infieles que participar en la gran apuesta del estado de bienestar europeo.

Mohammed no se va a jugar su futuro en las pensiones temblorosas del socialismo europeo. Invierte en lo que los científicos sociales llaman el capital social. Planea su retiro teniendo una docena de niños. Si este estilo de vida es subsidiado por los servicios sociales infieles, tanto mejor. Y cuando se colapsen los servicios sociales, sus niños que no estén en la cárcel o en ISIS estarán allí para cuidar de él en sus años dorados.

Tal como son los planes de jubilación, es más viejo y mejor que el modelo europeo.

Mohammed no se preocupa mucho por el futuro. Incluso si no tiene más allá de seis niños, en el momento en que esté listo para jubilarse, el país europeo en el que esté viviendo será probablemente un estado islámico. Y está seguro de que cualquiera que sea su régimen va a ser mejor y más justo que el sistema infiel.

Suecia acogerá a 180.000 migrantes este año. Alemania puede tomar unos 1,5 millones. La mayoría de ellos serán jóvenes que seguirán el plan de jubilación de Mohammed.

Se asegura a los europeos que los Mohammeds equilibrarán la disparidad demográfica de una población que envejece con demasiados jubilados y muy pocos trabajadores más jóvenes. Pero en lugar de eso, los Mohammeds pondrán aún más presión sobre los trabajadores más jóvenes que no sólo tienen que subsidiar a sus mayores, sino además a millones de Mohammeds, sus múltiples novias y sus planes de jubilación islámicos de catorce niños.

Las edades de jubilación aumentarán y se recortarán los servicios sociales para las personas mayores. El estado de bienestar se derrumbará, pero tendrá que mantenerse en funcionamiento porque la alternativa será un importante malestar social.

Entre los factores desencadenantes de la primavera árabe estuvieron el aumento de los precios del trigo y los recortes a los subsidios alimentarios. Los precios subieron y cayeron los gobiernos mientras los motines callejeros se convirtieron en guerras civiles. Imagina una Suecia, donde el 50 por ciento de la población masculina joven es musulmana, en su mayoría desempleados, convirtiéndose en una Siria cuando la economía se derrumbe y la factura venza. Imagínate disturbios callejeros de musulmanes europeos en los que las pandillas tienen artillería pesada y cada gueto Califa tiene sus propios imanes y fatwas para respaldar sus afirmaciones.

Europa está matándose lentamente en nombre de los valores europeos. Se está tratando de proteger su configuración económica con la quiebra de la misma. Los valores europeos se han convertido en un pacto suicida. Sus políticos realizan discursos en los que explican por qué los valores europeos requieren de una migración musulmana masiva que tienen tan poco sentido como la nota de suicidio de un lunático.

Los valores islámicos no son compatibles con los valores europeos. No sólo la libertad de expresión y la libertad religiosa, sino incluso el estado de bienestar europeo es anti-islámico. Los musulmanes tienen una alta tasa de natalidad, ya que su enfoque para el futuro es fundamentalmente diferente de la europea. Los europeos han optado por tener pocos hijos y muchas agencias del gobierno para cuidarles. Los musulmanes eligieron muchos niños y pocos organismos gubernamentales. Los valores europeos tan admirados por los izquierdistas americanos no tienen futuro.

Europa está bebiendo veneno para ratas para curar un resfriado. En lugar de cambiar sus valores, está tratando de mantenerlos matándose a sí misma. El plan de jubilación de Mohammed no va a salvar el socialismo europeo. Lo enterrará.

Traducido del inglés: http://www.frontpagemag.com/fpm/260511/death-europe-daniel-greenfield

LO QUE LOS “REFUGIADOS” NO SABEN

Los denominados “refugiados” que están llegando por oleadas a Europa procedentes del norte de África y medio Oriente, no saben que van a acabar peor de lo que imaginan, y que han hipotecado el futuro de sus hijos. En este vídeo te explico por qué.

La Muerte de Europa: Una reflexión que no leerás en los grandes medios

Una vez más, los valores europeos están en conflicto con la supervivencia de Europa.

migrants1_1_500

Por Daniel Greenfield.

Los líderes europeos hablan de dos cosas en estos días; preservar los valores europeos acogiendo a inmigrantes musulmanes y la integración de estos inmigrantes musulmanes en Europa haciéndoles adoptar los valores europeos.

No se les ocurre que su plan para salvar a los valores europeos depende de matar a los valores europeos.

Los mismos valores europeos que requieren que Suecia, un país de menos de 10 millones, acoja a 180.000 inmigrantes musulmanes en un año también esperan que los nuevos “suecos” celebren la tolerancia, el feminismo y el matrimonio homosexual. En cambio, los valores europeos han llenado las ciudades de Europa con patrullas de la Sharia, hombres enojados desempleados con banderas de ISIS y actos públicos ocasionales de terror.

Los países europeos se niegan a invertir dinero en seguridad fronteriza, pero en cambio se ven obligados a invertir dinero en fuerzas antiterroristas. Y ésas son también malas para los valores europeos.

Pero, como están descubriendo los países de la Europa Central, los valores europeos no tienen mucho que ver con la preservación de la viabiliadad de los estados europeos. En su lugar, son del tipo de socialismo estático que Bernie Sanders admira en el extranjero. Pero incluso un estado de bienestar socialista requiere que gente trabaje para ganarse la vida. Las generosas políticas de bienestar de Maine comenzaron a colapsar una vez que los musulmanes somalíes llegaron en masa para tomar ventaja de ellas. Los danese y los holandeses, entre otros de los modelos a seguir según Bernie Sanders, han estado sonando más como Reagan y menos como Bernie Sanders o Elizabeth Warren.

Hace dos años, el rey holandés declaró que: “El Estado de bienestar clásico de la segunda mitad del siglo 20 en estas áreas en particular los trajeron acuerdos que son insostenibles en su forma actual“. Ese mismo año, el ministro de Finanzas de Dinamarca pidió la “modernización del Estado del Bienestar“.

Pero el problema no es de modernización, es medievalización.

El 27% de los marroquíes y el 21% de los turcos en los Países Bajos están desempleados. Es el 27% en Dinamarca para los iraquíes. E incluso cuando se emplean, su ingreso promedio es muy inferior a la media europea.

Los críticos señalaron en el pasado que una América multicultural no puede permitirse los estados de bienestar que los países europeos tienen. Ahora que esos mismos países se están convirtiendo en multiculturales, no se lo pueden permitir ellos tampoco.

Europa invirtió en los valores de su estado de bienestar. El mundo musulmán invirtió en las familias numerosas. Europa espera que el mundo musulmán rescate su disminuyente tasa de natalidad trabajando y pagando en el sistema, de manera que su población que envejece pueda retirarse. Los inmigrantes musulmanes, sin embargo, esperan que Europa subsidie a sus grandes familias con su estado de bienestar, mientras comercian con drogas y cortan algunas cabezas en paralelo.

Una vez más, los valores europeos están en conflicto con la supervivencia de Europa.

Los valores europeos que requiere que Europa se suicide son de ideología, no de idioma, cultura o nacionalidad. Pero los migrantes entrantes no comparten esa ideología. Ellos tienen sus propios valores islámicos.

¿Por qué Mohammed, de 23 años de edad, va a trabajar durante cuatro décadas para que Hans o Fritz al otro lado del camino se puedan jubilar a los 61 años y se relajen en una playa en Mallorca? La idea de que Mohammed va a querer hacer algo así por amor a Europa es una fantasía tonta con la que los gobiernos europeos alimentaron a sus ciudadanos preocupados.

Mohammed no comparte los valores europeos. Tampoco van a hacerles cambiar, no importa cuántas veces los envejecidos profesores, que esperan que consiga un trabajo y subvencione su jubilación, les intenten perforárselo en la cabeza. Los europeos esperan que Mohammed se convierta en un sueco o en un alemán, como si fuera un niño que hubieran adoptado de un país exótico y que se crió como propio, y trabaje para subsidiar sus valores europeos.

Se tiene el propósito de que los inmigrantes musulmanes sean el plan de jubilación para una Europa que envejece. Se supone que mantendrán su colección destartalada de políticas económicas, sus estados de bienestar y sus programas sociales adyacentes.

Pero son más como una solución final.

Mohammed es el plan de jubilación de Fritz. Pero Mohammed tiene un tipo muy diferente de plan. Fritz cuenta con que Mohammed trabaje mientras se relaja. Mohammed se relaja y espera que Fritz trabaje. Fritz no tiene relación con él y, por tanto, Mohammed no ve ninguna razón por la que debiera trabajar para apoyarlo.

La socialdemocracia europea reduce la sociedad a un plan gigante de seguro en el que el dinero se almacena. Pero los seguros estás prohibidos en el Islam, que considera que son una apuesta. La socialdemocracia europea espera para los saquen de apuros, pero para Mohammed los valores europeos son un crimen contra el Islam.

El Imán de Mohammed le dirá que trabaje en negro, porque pagar en el sistema es apostar. Sin embargo sacar dinero del sistema es sólo Jizya; el dinero que los no musulmanes están obligados a pagar a los musulmanes. Bajo la ley islámica, es mejor para Mohammed vender drogas que pagar impuestos.

Es por eso que el tráfico de drogas y los delitos menores son ocupaciones populares para los salafistas en Europa. Es preferible robar a los infieles que participar en la gran apuesta del estado de bienestar europeo.

Mohammed no se va a jugar su futuro en las pensiones temblorosas del socialismo europeo. Invierte en lo que los científicos sociales llaman el capital social. Planea su retiro teniendo una docena de niños. Si este estilo de vida es subsidiado por los servicios sociales infieles, tanto mejor. Y cuando se colapsen los servicios sociales, sus niños que no estén en la cárcel o en ISIS estarán allí para cuidar de él en sus años dorados.

Tal como son los planes de jubilación, es más viejo y mejor que el modelo europeo.

Mohammed no se preocupa mucho por el futuro. Incluso si no tiene más allá de seis niños, en el momento en que esté listo para jubilarse, el país europeo en el que esté viviendo será probablemente un estado islámico. Y está seguro de que cualquiera que sea su régimen va a ser mejor y más justo que el sistema infiel.

Suecia acogerá a 180.000 migrantes este año. Alemania puede tomar unos 1,5 millones. La mayoría de ellos serán jóvenes que seguirán el plan de jubilación de Mohammed.

Se asegura a los europeos que los Mohammeds equilibrarán la disparidad demográfica de una población que envejece con demasiados jubilados y muy pocos trabajadores más jóvenes. Pero en lugar de eso, los Mohammeds pondrán aún más presión sobre los trabajadores más jóvenes que no sólo tienen que subsidiar a sus mayores, sino además a millones de Mohammeds, sus múltiples novias y sus planes de jubilación islámicos de catorce niños.

Las edades de jubilación aumentarán y se recortarán los servicios sociales para las personas mayores. El estado de bienestar se derrumbará, pero tendrá que mantenerse en funcionamiento porque la alternativa será un importante malestar social.

Entre los factores desencadenantes de la primavera árabe estuvieron el aumento de los precios del trigo y los recortes a los subsidios alimentarios. Los precios subieron y cayeron los gobiernos mientras los motines callejeros se convirtieron en guerras civiles. Imagina una Suecia, donde el 50 por ciento de la población masculina joven es musulmana, en su mayoría desempleados, convirtiéndose en una Siria cuando la economía se derrumbe y la factura venza. Imagínate disturbios callejeros de musulmanes europeos en los que las pandillas tienen artillería pesada y cada gueto Califa tiene sus propios imanes y fatwas para respaldar sus afirmaciones.

Europa está matándose lentamente en nombre de los valores europeos. Se está tratando de proteger su configuración económica con la quiebra de la misma. Los valores europeos se han convertido en un pacto suicida. Sus políticos realizan discursos en los que explican por qué los valores europeos requieren de una migración musulmana masiva que tienen tan poco sentido como la nota de suicidio de un lunático.

Los valores islámicos no son compatibles con los valores europeos. No sólo la libertad de expresión y la libertad religiosa, sino incluso el estado de bienestar europeo es anti-islámico. Los musulmanes tienen una alta tasa de natalidad, ya que su enfoque para el futuro es fundamentalmente diferente de la europea. Los europeos han optado por tener pocos hijos y muchas agencias del gobierno para cuidarles. Los musulmanes eligieron muchos niños y pocos organismos gubernamentales. Los valores europeos tan admirados por los izquierdistas americanos no tienen futuro.

Europa está bebiendo veneno para ratas para curar un resfriado. En lugar de cambiar sus valores, está tratando de mantenerlos matándose a sí misma. El plan de jubilación de Mohammed no va a salvar el socialismo europeo. Lo enterrará.

Daniel Greenfield es miembro de Periodismo Shillman en el Centro de la Libertad, es un escritor de Nueva York que se centra en el Islam radical.

Traducido del inglés: http://www.frontpagemag.com/fpm/260511/death-europe-daniel-greenfield

Publicado por primera vez en: http://cronsub.com/la-muerte-de-europa-una-reflexion-que-no-leeras-en-los-grandes-medios/

La flota de ONGs que transporta a los inmigrantes a la UE tiene lazos con George Soros, y con los donantes de Hillary Clinton

FILES-LIBYA-EUROPE-MIGRANTS

Por William Craddick.

En noviembre de 2016, una fuente independiente de noticias europeas, GEFIRA, reveló que varias ONG habían estado haciendo contrabando de inmigrantes desde la costa septentrional de África a través del Mediterráneo hasta la Unión Europea, utilizando una flota de buques destartalada. Las investigaciones realizadas por Disobedient Media muestran que varias de las organizaciones patrocinadoras de barcos en la armada son financiadas en parte por los donantes y organizaciones de Hillary Clinton dirigidas por el multimillonario George Soros. Las medidas adoptadas por los patrocinadores de buques de la flota pueden ser ilegales con arreglo a la legislación de la UE y, posiblemente, correr el riesgo de ayudar a los operativos de ISIS que se esconden entre la población migrante.

I. Una flota de buques operados por ONGs en el Mediterráneo funciona veinticuatro horas llevando migrantes del norte de África a Italia

El 15 de noviembre de 2016 GEFIRA publicó evidencias de que varias ONGs estaban utilizando una flota de más de una docena de barcos en el Mediterráneo para transportar ilegalmente migrantes de la costa norteafricana a Italia. GEFIRA utilizó las señales de AIS Marine Traffic (software de seguimiento de buques), Twitter y los informes en directo de un periodista holandés a bordo del buque Golfo Azzurro para documentar la supuesta colaboración entre las ONGs, la Guardia Costera italiana y los contrabandistas. Los barcos fueron capturados en el radar moviéndose entre la costa italiana y libia llevando a los inmigrantes a la UE.

12-oktober

Fuente: GEFIRA

La Guardia Costera italiana dirigió los buques de la flota a las aguas territoriales libias, donde se dedicarían a “operaciones de rescate” y a llevar a los migrantes a bordo antes de entregarlos a la costa siciliana de Italia. Esto permitiría a los migrantes pasar por alto Malta, que se utiliza como un importante centro de procesamiento de inmigrantes y refugiados que entran en la UE. GEFIRA especuló que la facilitación por parte de las ONGs holandesas, maltesas y alemanas del contrabando humano las convertía, en efecto, en operaciones de organizaciones criminales internacionales.

Screen-Shot-2017-02-08-at-11.32.10-PM.png

Fuente: GEFIRA

Las organizaciones no gubernamentales vinculadas a los barcos involucrados en la operación fueron: Migrant Offshore Aid Station (MOAS), Jugend Rettet, Stichting Bootvluchting, Médicos Sin Fronteras, Save the Children, Proactiva Open Arms, Sea-Watch.org, Sea-Eye y Life Boat.

II. Varias organizaciones que operan buques en la flota tienen vínculos con George Soros, y los donantes de Hillary Clinton

La información revelada en una investigación realizada por Disobedient Media ha revelado que varios de los grupos de ONG involucrados con la flota migratoria han recibido fondos de organizaciones alineadas con George Soros o por financiadores de Hillary Clinton.

La Migrant Offshore Aid Station (MOAS) fue fundada en 2014 por los empresarios Christopher y Regina Catrambone. MOAS opera los buques Topaz Responder y el Phoenix en la flota de migrantes. El Sr. Catrambone fue catalogado como un importante donante de Hillary Clinton, entregando más de $ 416,000 a su campaña presidencial en 2016. Otro importante partidario de MOAS es avaaz.org, quien donó 500.000 € a las operaciones de búsqueda y rescate de MOAS. Avaaz.org fue fundada por Moveon.org, una organización estadounidense propiedad de George Soros. Avaaz.org actúa como la sucursal europea de Moveon.org.

El grupo de ONGs Save the Children opera el Astral en la flota de migrantes. Save the Children es apoyado en parte por la Open Society Fundation (Fundación de Sociedad Abierta) de George Soros.

Médicos Sin Fronteras (MSF) también opera varios buques en la flota de migrantes, el Dignidad 1, los Argos de Borbón y el Acuario. MSF también ha recibido fondos de la Open Society Foundation.

Independientemente de las buenas intenciones que puedan estar detrás de las decisiones de estos diversos grupos de ONGs para operar buques en esta flota, es probable que sean ilegales y, de hecho, están subversionando el derecho europeo. La participación financiera de George Soros y otros partidarios de grandes nombres plantea preguntas sobre las verdaderas intenciones de los varios patrocinadores que operan buques dentro de la flota.

Muchos de los migrantes que buscan entrar en la UE no son refugiados y están tratando de entrar por razones puramente económicas. Aún más preocupantes son los informes recientes de que el grupo terrorista ISIS ha comenzado a dominar las redes de tráfico en el norte de África y está reclutando activamente miembros de entre la población migrante con promesas de pequeñas cantidades de efectivo y garantizarles el paso seguro a la UE. La participación de ISIS en la trata de seres humanos y en el reclutamiento indica que existe una posibilidad muy real de que los grupos de ONGs que operan los buques dentro de esta flota pueden (intencionalmente o no) ayudar y fomentar el terrorismo transportando agentes encubiertos a la UE.

William Craddick

Traducido del inglés: http://disobedientmedia.com/ngo-fleet-bussing-migrants-into-the-eu-has-ties-to-george-soros-hillary-clinton-donors/

A la gente de Europa que todavía cree en la libertad

libertad

Por Jon Rappoport.

Puedes decir todo lo que quieras sobre la historia de Europa, pero también tienes que decir que Europa fue la cuna de la libertad para el mundo entero.

La lucha principal se celebró allí. Y finalmente, surgió la clara idea de la libertad individual.

Luego, poco a poco, después de dos guerras mundiales, un nuevo tema se apoderó. Se podría llamar comodidad, o seguridad, paz para todos, compartir y cuidar, la buena vida.

Bajo una tasa de impuestos dominante, los ciudadanos tenían “servicios” proporcionados por sus gobiernos. Muchos servicios agradables.

¿Por qué no? Todo estaba bien.

Incluso cuando estos gobiernos se colocaron bajo el paraguas de la Unión Europea, la mayoría de los ciudadanos de los países miembros no percibieron los problemas reales, mientras los servicios siguieran fluyendo.

Pero había un addendum al contrato básico. Los gobiernos nacionales y sus superiores en la UE … eran los Proveedores, y podían, a su antojo, atornillar el tornillo y aplicar nuevas reglas opresivas a la ciudadanía. Y podrían, si apareciera resistencia, abandonaran su pose de benevolencia y asumir el papel de Ejecutores.

Y si lo hicieran, ¿hacia dónde irían la libertad y la libertad individual?

Se iría.

Las crecientes inundaciones de inmigrantes entraron en Europa. Esto fue un giro más del tornillo. Traídos por la “gerencia superior” de los abastecedores. Los crímenes y los trastornos de estos migrantes están bien documentados en los medios independientes. Los europeos no tenían voz sobre la invasión. De hecho, pronto se convirtió en un delito de enjuiciamiento escribir sobre ello o hablar de ello en un foro público.

Los señores del gobierno no tolerarían ninguna oposición.

La libertad básica, hablar libremente,  estaba amenazada y bajo el talón de la bota.

De hecho, durante años, se había llevado a cabo una campaña de corrección política del discurso en toda Europa. Abarcó muchas áreas. La UE lo ha ayudado y fomentado.

La “buena vida” se agrietaba en las costuras. Ya no todo era bueno.

El Proveedor se estaba convirtiendo en el Ejecutor.

Mirando hacia atrás en el cambio, siempre fue obvio lo que se estaba preparando. Los Proveedores no eran mesías de una utopía socialista. Esa pretensión no era más que una fase intermedia en una operación mucho más amplia.

Aplacar a la ciudadanía por un tiempo, “darles servicios“, y luego cuando se dejaran llevar por la complacencia, cuando se sintieran seguros y protegidos, cuando hubieran cambiado la libertad por algo que parecía ser la libertad, comenzar el caos.

Y oprimir. Asegurar el control.

La estructura de la UE nunca fue lo suficientemente extrema para los señores. Después de todo, era una confederación de naciones separadas. La operación encubierta era Una Nación de Europa, drenada de tradiciones separadas, con la eliminación de todas las características anteriores, distintivas y nacionales. El objetivo era una entidad continental, sembrada con suficientes migrantes para eliminar las diferencias visibles, y agitada en los conflictos.

Para hacer un guiso, calentar y revolver.

Eventualmente, eliminar el recuerdo que, en un momento, la libertad individual nació en esos países. Y un paso más allá: eliminar el conocimiento de lo que es la libertad individual.

Llevar inmigrantes de culturas donde la libertad auténtica, con sus responsabilidades, no significa nada.

La operación está muy avanzada.

Los señores del gobierno nunca quisieron utopía. Ellos querían, y quieren, sumisión. Lograron la versión suave. Ahora están apuntando a la dura.

Esta es la historia europea moderna que no se enseña en las escuelas. Las escuelas prohibirían incluso cualquier indicio de ello.

Así que la lucha comienza de nuevo.

Tiene muchos rostros, algunos de ellos ideológicos, es decir, incrustados en grupos para los que la preocupación principal es la identidad nacional y étnica.

¿Cuánto tiempo tomará antes que El Individuo, definido por SU PROPIA elección y visión, APARTE DE TAL IDENTIDAD, reemerja?

Esa fue la batalla original de los tiempos: la liberación de cada individuo.

No fue fácil entonces, y no será fácil ahora.

Pero comienza en la mente.

Y no la mente de grupo.

No en ningún grupo.

En 1859, John Stuart Mill escribió:

Si se considerara que el libre desarrollo de la individualidad es uno de los elementos esenciales principales del bienestar … no habría peligro de que la libertad se subestimara“.

Escapar de, y disolver la trampa que ahora es Europa puede ser trabajo de grupos de cooperación; pero la razón de la fuga en última instancia volverá al individuo, a su poder, y a su destino independiente auto-elegido.

Lleva la antorcha.

Aunque no parezca así, su llama vaporiza el colectivismo.

Siempre fue así, y así es ahora.

Los grandes pensadores y escritores de Europa fueron las mismas personas que dejaron claro esto: la libertad existe y pertenece al individuo, no al grupo, no a alguna entidad sombría, no a un colectivo; La libertad no es simplemente una palabra o un ideal flotante agitando su estandarte en el aire; es la plataforma del alma, de la cual todas las cosas buenas son posibles; es el punto de partida de una vida; es la sangre que corre por un sueño de un futuro creado, un futuro mejor; es el hermano de la responsabilidad del individuo por sus propias acciones.

Cubre la libertad con una manta, y nadie es responsable.

Es por eso que mucha gente ahora niega la libertad. Quieren seguir siendo irresponsables.

Lo quieren todo por nada, y quieren el derecho de gastarlo todo, o quemarlo, rasgarlo, destruirlo. Y luego pedir más.

Para ellos, los países de Europa sólo son lugares. Lugares fáciles de explotar.

Pero no importa las circunstancias, el núcleo interno de la lucha es el mismo: la liberación del individuo de todas las esperanzas desesperadas que lo llevan de nuevo a la búsqueda de la utopía a la que una vez creyó que estaba llegando.

Esa ilusión pintada se va.

El individuo, recurriendo a sus propios recursos, tendrá que volver a aprender lecciones medio olvidadas. Tendrá que encender su propia energía.

El desafío puede ser reforzante, y mucho más. Puede despertar corredores durmientes del espíritu, donde alguna vez caminó con poder.

Y puede caminar de nuevo.

La profunda insatisfacción y resistencia pueden generar alegría.

Érase una vez, él lo sabía, y entonces abandonó el conocimiento para una poción melosa de una Nueva Era; ahora la botella está seca.

Ahora, él es el creador de sus propias empresas; su propio destino.

Digo que Europa volverá a vivir.

Traducido del inglés: https://jonrappoport.wordpress.com/2017/02/08/to-the-people-of-europe-who-still-believe-in-freedom/