manipulación

¿QUIÉNES SON LOS “LLORICAS” (CRYBABIES) ANTI-TRUMP?

Una parte de la sociedad estadounidense ha sido polarizada en contra de su nuevo Presidente, Donald J. Trump. Pero, ¿quiénes son los más activos, a los que se les llama “lloricas” por su comportamiento extremadamente emocional e impulsivo? En este vídeo te lo explico.

Ir a descargar

Occidente reescribe el pasado

Por Manlio Dinucci.

Manlio Dinucci observa que la cobertura que dan los medios de prensa occidentales a hechos como el atentado de Berlín y las guerras contra Libia y Siria no se molesta en reportar hechos comprobados. Más bien recuerda lo que el novelista George Orwell llamó el “Ministerio de la Verdad”. La actualidad se divide en secuencias cortas completamente desconectadas entre sí, para que los hechos resulten incomprensibles, dando así a los gobernantes el más amplio margen para esconder sus crímenes.

obama_1984

«Masacre de Berlín, ¿porqué el terrorista dejó sus documentos?», se pregunta el diario italiano Corriere della Sera, refiriéndose a elementos que califica de «rarezas». Para dar respuesta a esa pregunta basta con escrutar un poco el pasado reciente, ese que ya nadie recuerda.

Es un pasado reescrito por el «Ministerio de la Verdad» –descrito por George Orwell en su novela de política-ficción titulada 1984, como una crítica del «totalitarismo staliniano»–, hoy convertido en realidad en las «democracias occidentales». Así se ha logrado borrar la historia, debidamente documentada, de estos últimos años.

En ese caso se halla la historia de la guerra de Estados Unidos y la OTAN contra Libia, decidida –como puede comprobarse en los correos electrónicos de la señora Clinton– para bloquear el plan de Kadhafi de crear una moneda africana alternativa frente al dólar y el franco CFA [1]. Esa guerra se inició con una operación secreta –autorizada por el presidente Barack Obama–, financiando y armando grupos islamistas, inicialmente clasificados como «terroristas», grupos entre los que se hallaban los núcleos de lo que sería el Emirato Islámico [Daesh]. Posteriormente, esos núcleos recibieron armamento a través de una red de la CIA (lo cual fue documentado por el New York Times en marzo de 2013 [2]) cuando, después de haber ayudado al derrocamiento de Kadhafi, pasaron a Siria en 2011 para derrocar a Assad y seguidamente atacar Irak –en momentos en que el gobierno de al-Maliki se alejaba de Occidente y se acercaba a Pekín y Moscú [3]).

También ha sido borrado el documento de la Agencia de Inteligencia del Departamento de Defensa de Estados Unidos (DIA, siglas en inglés) –con fecha del 12 de agosto de 2012 y desclasificado el 18 de mayo de 2015 [4]– donde se señala que «los países occidentales, los Estados del Golfo y Turquía sostienen en Siria a las fuerzas que tratan de controlar las zonas orientales» y que existe, con ese objetivo, «la posibilidad de que se instale un emirato salafista en el este de Siria».

Borrada también la documentación fotográfica sobre el senador estadounidense John McCain, quien, al penetrar [ilegalmente] en suelo sirio como enviado de la Casa Blanca, se reunió en mayo de 2013 con Ibrahim al-Badri, el hoy «Califa» que encabeza el Emirato Islámico [5].

Simultáneamente, siguiendo el esquema de la «neolengua» orwelliana, el léxico político-mediático se adapta según convenga en cada caso: los terroristas, definidos con esa palabra cuando sirven para aterrorizar a la opinión pública occidental para que esta apoye la política de Estados Unidos y la OTAN, son calificados de «opositores» o «rebeldes» cuando perpetran masacres contra los civiles en Siria. Recurriendo a la «neolengua» de las imágenes, nos esconden durante años la dramática situación de la población de los barrios de Alepo bajo la ocupación de las formaciones terroristas respaldadas por Occidente; pero cuando las fuerzas del Ejército Árabe Sirio comienzan a liberar esos barrios, con apoyo de Rusia, nos muestran diariamente el «martirio de Alepo».

Nos esconden, en cambio, la captura por las fuerzas gubernamentales sirias, el 16 de diciembre de 2016, de un grupo de militares de la «Coalición por Siria» –en el que se cuentan al menos 14 oficiales de Estados Unidos, Israel, Arabia Saudita, Qatar, Turquía, Jordania y Marruecos– que, desde un bunker en el este de Alepo, coordinaban las acciones de los terroristas de al-Nusra (afiliados a al-Qaeda) y de otros grupos [6].

Viendo todo lo anterior, no es difícil responder la pregunta que se hace el Corriere della Sera. Como ya sucedió antes, en la masacre perpetrada en la sede de Charlie Hebdo y en tantos otros casos similares, los terroristas “olvidan” y “abandonan” algún documento de identidad que permite su rápida identificación y subsiguiente eliminación.

En Berlín también pudieron verse otras «rarezas». Al registrar el camión, inmediatamente después de la masacre, la policía y los servicios secretos no vieron que debajo del asiento del conductor estaba… el documento de identidad del tunecino, además de un montón de fotos. Así que arrestaron a un pakistaní –liberado al día siguiente por falta de pruebas. Sólo entonces, un agente especialmente experimentado fue a mirar debajo del asiento del conductor y descubrió los papeles del terrorista. Interceptado, por casualidad, y en medio de la noche, el tunecino fue eliminado por una patrulla cerca de la estación de trenes de Sesto San Giovanni, en Milán (Italia), a un kilómetro del punto de partida del camión polaco utilizado en la masacre de Berlín. Todo eso, documentado por el «Ministerio de la Verdad».

Manlio Dinucci

Geógrafo y politólogo. Últimas obras publicadas: Laboratorio di geografia, Zanichelli 2014 ; Geocommunity Ed. Zanichelli 2013 ; Escalation. Anatomia della guerra infinita, Ed. DeriveApprodi 2005.

Fuente
Il Manifesto (Italia)

Traducido al español por la Red Voltaire a partir de la versión al francés de Marie-Ange Patrizio

[1] «La recolonización de Libia», por Manlio Dinucci, Il Manifesto (Italia) , Red Voltaire, 10 de marzo de 2016.

[2] «Descubren puente aéreo de la CIA para armar a los “rebeldes sirios”», por Manlio Dinucci, Il Manifesto (Italia) , Red Voltaire, 30 de marzo de 2013.

[3] «Yihadismo e industria petrolera», por Thierry Meyssan, Al-Watan (Siria) , Red Voltaire, 23 de junio de 2014.

[4] Rapport de l’Agence de Renseignement militaire aux divers services de l’administration Obama sur les jihadistes en Syrie, 12 de agosto de 2012.

[5] «John McCain, el organizador de la “primavera árabe” y el Califa», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 18 de agosto de 2014.

[6] «ONU: El Consejo de Seguridad se reúne a puertas cerradas por arresto de oficiales de la OTAN en Alepo», «URGENTE: Arresto de yihadistas y militares extranjeros en el este de Alepo», Red Voltaire, 16 y 18 de diciembre de 2016.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

La guerra híbrida de Soros en Ucrania: el frente español

PUBLICADO POR

bandera_ucrania

Después de la filtración de correos electrónicos del Partido Demócrata o la correspondencia de Philip Breedlove, hasta hace unos meses comandante de las fuerzas de la OTAN en Europa, la web DC Leaks ha publicado esta vez una serie de documentos de gran interés para conocer la forma de actuar de la Open Society Initiative for Europe (OSIFE) en su estrategia de configuración (o manipulación) de la opinión pública. Una parte de estos materiales se refieren a España y es un perfecto ejemplo de cómo organizaciones como la de George Soros tratan de manipular la cobertura informativa de temas que se consideran relevantes. Es el caso de la defensa de  la Ucrania post-Maidan, que desde febrero de 2014, ha sido una prioridad para Soros.

El proyecto “ucraniano” de OSIFE en España

/Ukraine and Europe/spain/tor ukraine debate mapping spain .docx

El documento denonimado “Mapping the Ukrainian debate in Spain. Terms of Reference” resulta de particular relevancia. Asumiendo la idea de que el éxito de Ucrania es decisivo para la consolidación de su modelo de Unión Europea, OSIFE revela en el texto su preocupación ante la evidencia de que “muchos actores dentro de la UE son reacios a aceptar la revolución de Maidan como democrática y al gobierno de Ucrania como legítimo”.

En su análisis de los grupos de opinión existentes en Europa, el texto distingue por un lado a quienes define como Russlandversteher (los que entienden a Rusia), muchos de los cuales “tienen sus propias agendas, habitualmente asociadas a sus vínculos con Rusia”. Se trataría en este caso de personas a las que “será difícil de convencer”.

En el caso de otros grupos e individuos, sin embargo, “la situación real en Ucrania puede quedar oscurecida por una combinación de ignorancia de los hechos sobre el terreno, propaganda rusa, sentimientos anti-estadounidenses y genuina preocupación por los acontecimientos en Ucrania”. Es este el grupo que preocupa a OSIFE y sobre el que pretende actuar. En él incluye “a formadores clave de opinión, algunos actores políticos dominantes tradicionales (como los sindicatos y algunos partidos políticos), grupos emergentes que están remodelando el mapa político de Europa, en particular en el sur de Europa (M5S en Italia, Podemos en España, Syriza en Grecia), y una amplia gama de ONG liberales en Europa occidental”.

De manera más específica, en el centro de su proyecto, OSIFE sitúa a “un gran grupo de analistas y políticos con capacidad de decisión que pasan rápidamente por encima de los desafíos que Ucrania supone para Europa y argumentan que la UE se centre en sus problemas internos más apremiantes”.

De la misma forma que no se preocupa en exceso por los más afines al mundo ruso, tampoco orienta su estrategia al colectivo que sitúa en el otro extremo del espectro, “algunos grupos de reflexión, oficiales y líderes de opinión que promueven una batalla geopolítica con Rusia, invocan el resurgimiento de una nueva Guerra Fría, y apoyan de forma acrítica a Ucrania”.

Es en este contexto en el que OSIFE necesita recabar datos para actuar, en particular en España. Según el grupo, hasta la fecha no hay ningún estudio o informe público que mapee las diferentes voces que se expresan en el debate español sobre Ucrania. Al grupo sorosiano le gustaría cubrir este vacío, encargando un breve informe, de unas 3.000 palabras más apéndices, para poder servir de soporte informativo para delimitar su propia acción programática en España.

En el apartado de objetivos, el documento señala la necesidad de trazar los principales actores en el debate español sobre Ucrania así como esbozar sus argumentos clave, incluyendo la evolución de los mismos en los meses recientes. Se tratará de categorizar las principales líneas de debate y, eventualmente, de identificar los diferentes campos en el debate.

Para ello, además de recoger cualquier evidencia basada en sondeos, el informe deberá proveer información sobre “¿quién es quién?” en esta materia en España. El estudio debe incluir información sobre al menos 6 periódicos generalistas, 10 medios audiovisuales (TV y radio), 6 sitios Internet y alrededor de 50 líderes de opinión y configuración de tendencias en las redes sociales.

El documento no olvida algunas de las obsesiones del movimiento sorosiano. Pide, en este sentido, que el informe también proporciones una breve explicación de cómo Rusia ha tratado de influir en el debate español sobre Ucrania a través de actores y medios nacionales.

En la parte más asociada a la acción, el informe deberá igualmente incluir una sección de recomendaciones, centrada en los tres aspectos siguientes:

*   Los espacios en los que OSF (Open Society Foundation) debería implicarse y en los que sería más factible tener impacto.

*   Las voces (de razón o duda) que deberían ser amplificadas.

*   Otras vías en las que OSF puede involucrarse o apoyar partes vitales de este debate.

El estudio es necesario para OSIFE de cara a completar su plan de trabajo para 2015 que incluye una nueva línea de intervención sobre Europa y Ucrania. En este marco, la rama europea de la OSF sorosiana requiere identificar socios potenciales con los que colaborar en su estrategia básica: incidir en el debate sobre Ucrania en Europa y consolidar una determinada narrativa sobre Ucrania en los movimientos sociales europeos.

El documento señala que el consultor elegido deberá presentar un borrador para evaluación para el 10 de abril de 2015, con entrega del informe final en mayo de ese año. El documento señala que el informe no se hará público. Si acaso lo decidiera publicar, lo consultaría con la persona encargada del trabajo, Nicolás de Pedro. Tras una evaluación de personas potencialmente cualificadas para desarrollar el trabajo, OSIFE opta por este investigador del CIDOB.

El documento menciona la posibilidad de que el encargado del trabajo pueda incorporar a una persona para asistir en la investigación. Esto facilitará la incorporación al proyecto de Marta Ter.

/Ukraine and Europe/spain/twitter list.docx

Un documento también filtrado, y muy probablemente relacionado con el anterior, ofrece una categorización de las personas que podrían ser objeto de seguimiento o contacto en el marco de las redes sociales españolas. Vienen identificadas por sus perfiles de Twitter. Las categorías planteadas son las siguientes:

Formadores de Opinión clave Pro-Rusos

tuiteros_soros1

Analistas/Pro-Kiev/Voces críticas

tuiteros_soros2

En este segundo grupo se incluyen los encargados del proyecto, Nicolás de Pedro y Marta Ter.

Personas que podrían ser de particular interés para el proyecto pero que no están tuiteando sobre Ucrania (quizás sería mejor excluirlos del análisis de datos)

tuiteros_soros3

El documento, aparentemente una propuesta muy genérica de línea de investigación (o seguimiento, según se mire), incluye también una relación breve de socios potenciales en los medios. La lista incluye a los siguientes:

medios_soros

Modelar el discurso ucraniano de la izquierda europea

/Ukraine and Europe/europe and ukraine 2015 workplan.docx

En otro texto filtrado por dcleaks.com, OSIFE presenta el marco general en el que se sitúa el proyecto “español”. Destaca en él de forma inequívoca la voluntad de influir en los grupos políticos, sindicales y ONGs más asociados a la izquierda. Se trata de promover “las voces críticas, informadas y matizadas que ofrecen puntos de vista diversos que desafían las creencias generalizadas sobre el gobierno de Ucrania y la sociedad civil, unas creencias que según el grupo sorosiano, “tanto si se basan en críticas legítimas de la política neoliberal de la UE, el análisis geopolítico o la desinformación rusa, restan importancia a la agenda independiente de la sociedad civil en Ucrania”.

El análisis del documento permite comprobar que la acción en España se integra en un plan mucho más ambicioso de intervención. Dentro de él, OSIFE plantea acciones complementarias de promoción de los intercambios y asociaciones entre la sociedad civil europea y ucraniana, la juventud, el mundo académico y los medios de comunicación. Todo ello sobre una base temática muy concreta y que choca directamente con la realidad: “desafiar la narrativa de un gobierno de Ucrania monolítico, neo-liberal y el mito de una sociedad carente de debate interno”. “Al permitir que emerja un cuadro más complejo de Ucrania”, OSIFE busca “desbaratar la alianza profunda entre las fuerzas sociales de la izquierda en Europa y las fuerzas represivas autoritarias de fuera de la UE”.

Para ello, el grupo sorosiano considera necesario “estimular el debate y la duda en esos movimientos de izquierda democrática, partidos y audiencias de Europa occidental donde una percepción negativa de la transformación de Ucrania es hegemónica, o muy preponderante”, “desacreditar la idea de que la independencia e integridad de Ucrania es una causa de la Derecha”, e “influir en la manera en que la información sobre Ucrania se escucha y se percibe en el sur de Europa, especialmente entre el grupo de escépticos” para mostrar el grado de debate que existe dentro de Ucrania sobre el proceso de reformas, con diferentes visiones respecto al futuro de Ucrania entre su sociedad civil y política.

Entre los principales impactos a conseguir, OSIFE busca una mayor presencia de las voces de la sociedad civil ucraniana “en la prensa alternativa e izquierdista”, amplificar en el debate sobre Ucrania la opinión de las voces pro-Maidan de orientación izquierdista y someter la línea de Rusia en Ucrania “a un mayor grado de escrutinio y escepticismo por parte de los actores de izquierda que participan en este proyecto”. Aunque pueda sorprender, teniendo en cuenta la presencia de batallones de extrema derecha e ideología fascista entre las fuerzas ucranianas, OSIFE llega incluso a sostener que relacionar todo este proceso de apoyo al actual régimen ucraniano “con el movimiento antifascista europeo será un punto de partida clave en este debate”.

Y es que el proyecto sorosiano no se limita a España sino que se dirige a la izquierda social y política de algunos países muy concretos. Queda así claro en el documento que el debate que pretende controlar Soros es el que se produce entre los colectivos “progresistas” de Alemania, Francia, España, Italia y Grecia. En ese contexto, se habla incluso se promover intercambios entre activistas europeos y ucranianos en Sofía en torno a mayo o junio de 2015.

Además de las señaladas, OSIFE plantea otra serie de acciones dentro de su plan europeo de apoyo a Ucrania. Por ejemplo, un programa amplio de conferencias entre las que se incluiría una sobre la temática: “Putin, Ucrania y la Izquierda Europea”. “Idealmente se trataría de encontrar un periódico o una revista respetable en Francia (por ejemplo Libération) o Italia para ser el organizador principal y reunir a académicos de la izquierda, periodistas interesados y si fuera factible algunos representantes políticos (o de grupos de reflexión de izquierda)”. Sería ideal “si participaran algunos de los principales pensadores de izquierda como Žižek , Sennett”.

En este marco relacionado con la prensa, otras acciones pasarían por la traducción de artículos pro-ucranianos. Entre los medios con los que OSIFE pensaría colaborar se menciona a The Guardian y a la prensa alternativa que representan medios como Eurozine, Huffington Post, Street Press, Internazionale, decisivos “para la audiencia” a la que quieren llegar.

Se plantea igualmente establecer una coalición de Amigos de Maidan, incluyendo una en España.

Ocultar cualquier referencia a la relación entre Ucrania y el fascismo

/Ukraine and Europe/osife ukraine media project overview march 2015.docx

En otro documento igualmente filtrado por dcleaks.com, la OSF concreta el posible contenido de dos líneas claramente orientadas a conseguir el apoyo de los medios de comunicación a su narrativa respecto a Ucrania.

En la primera línea, definida como Periodismo de investigación, OSF habla de seleccionar a periodistas de cinco de los países objetivo para ofrecerles viajes periodísticos de larga duración en Ucrania. “Más que especificar sobre qué deben escribir, deberían hacer sugerencias sobre artículos”,afirma el documento. Aunque a continuación señala que el grupo se reserva “un veto sobre historias que pensamos son contraproducentes” y se menciona la sugerencia “de que nos pongamos directamente en contacto con los periodistas para determinar el interés”. OSF es clara a la hora de definir qué se entiende por historias contraproducentes o irrelevantes: “para la narrativa que buscamos”, el objetivo es ante todo evitar que se impongan “narrativas sobre fascismo, etc.”.

Al considerar los pros y contras de la aproximación, el documento revela que ya han recurrido en el pasado a esta técnica de los “viajes de prensa” (press trips). Respecto a los problemas del modelo planteado, reconocen que “la aproximación de “veto” significa que esto no es periodismo propiamente independiente”, lo que podría deteriorar su credibilidad con los periodistas y reforzar “la narrativa de manipulación por el GS/OSF”.

Una vía de resolver el problema, según la OSF, es evitar actuar como enlace principal con los periodistas. Se encargaría así a un tercero la responsabilidad de actuar como intermediario, editor, en el proceso de control de calidad, etc. De esta forma, la IRF, la ucraniana International Renaissance Foundation, “debería desempeñar un papel de mayor liderazgo en esta iniciativa para enfatizar sus orígenes ucranianos”.

En la segunda iniciativa, Socios mediáticos (Media Partnerships), el grupo plantea la “sindicación” entre medios de comunicación de Ucrania, “con intereses mainstream y más “orientados a la izquierda”, con medios de los cinco países definidos como objetivo, una asociación que permitiría que el contenido sea útil en ambos sentidos. OSF facilitaría este proyecto de sindicación y pagaría por la traducción y la edición si fuera necesario.

Entre las ventajas del proyecto, además de determinar la narrativa desde la propia Ucrania, OSF hace mención al refuerzo que esto supondría para “los medios legítimos de Ucrania”. Entre los inconvenientes podría estar la pérdida del control de la narrativa. Para evitarlos, en la selección de los medios, se establece la priorización de los grupos que ya tienen relación con la organización. Se cita en concreto a los que están integrados en el PIJ (Program on Independent Journalism).

La base catalana del proyecto

/Ukraine and Europe/germany/final draft contract.docx y otros similares

Varios documentos de dcleaks.com hacen referencia a los distintos contratos a establecer. Un aspecto relevante es el papel central que asume, dentro del proyecto, la llamada FUNDACIÓ PER A LA PROMOCIÓ D’UNA SOCIETAT OBERTA A EUROPA. Ésta es la encargada de representar a la OSIFE en el proceso de contratación de consultores, al menos en los proyectos alemán, francés e italiano. Es en realidad muy probable que sea la fundación encargada de todos los proyectos.

Entre los cuatro encargados de promover el brillante programa de la OSIFE a favor de Ucrania en la Europa del Sur, el documento general ya mencionado recoge la presencia de una persona con un nombre eminentemente catalán. Le corresponde un 10% en la gestión general del proyecto.

Teniendo en cuenta el vínculo catalán (en el sentido geográfico) de los propios responsables del informe para España, todo parece así indicar el papel central que, en este proyecto, asumen los militantes sorosianos ubicados en Cataluña.

Conclusión

La información presentada es tan clara que no requiere mayor explicación. El elemento central de la documentación filtrada es la descarada forma con la que OSIFE pretende reorientar la línea ideológica de la población, en particular de sus sectores más críticos. Todo, por supuesto, en nombre de la democracia frente al autoritarismo.

Artículo original: https://slavyangrad.es/2016/08/17/la-guerra-hibrida-de-soros-en-ucrania-el-frente-espanol/

¿Cómo hemos llegado a este caos mundial?: George Orwell, Edward Bernays y la Guerra Perpetua

Por “Ferrari”, lector de Zero Hedege.

Otro acto horrible de terror, otro coro estridente llamando a los fieles a la guerra. Es un fenómeno recurrente en este temprano siglo XXI. La noticia terrible se estrella del cielo como un meteoro, nos sacude violentamente de la Danza de San Vito de nuestra existencia de producción-consumo. Nuestras pantallas con todas las respuestas parpadean entre la sangre salpicada en el pavimento y las caras sonrientes de las víctimas como fueron en vida. De Oriente Medio escuchamos poco y vemos menos de las vidas destrozadas en el extremo receptor de nuestra venganza. Es como dar un quinto de bourbon a un borracho postrado en la acera, nuestros líderes abogan más masacres como solución a los problemas del mundo. Las víctimas civiles en masa son el orden global del día, una constante en nuestras vidas.

El ensayo de Orwell sobre la guerra perpetua de “1984” está actualmente disfrutando de un renacimiento en ciertos círculos. A través del misterioso hombre del saco de la novela, Emmanuel Goldstein, Orwell afirma que las innovaciones tecnológicas han conducido a la industria a tal nivel de eficiencia que la abundancia material y el ocio deben ser alcanzables para todos. La comodidad material generalizada y el tiempo libre permitirían a la población a desarrollarse intelectualmente y espiritualmente, y, por lo tanto, a lograr una especie de iluminación universal. Orwell argumenta que con tal entendimiento basado en el ocio, la humanidad cuestionaría la necesidad de la jerarquía y comenzaría a poner en peligro el arreglo que beneficia a los que están en la cima de la sociedad.

Durante la primera mitad del siglo XX, los que están en lo alto de la pirámide de “1984” percibieron esta eventualidad e identificaron a un público ilustrado ocioso como una amenaza para la estabilidad social y su posición dominante. La casta gobernante ideó la Guerra Perpetua como una forma de mantener funcionando la producción industrial. Orwell dice claramente: “El objetivo principal de la guerra moderna … es el uso de los productos de la máquina sin elevar el nivel de vida general.” En lugar de distribuir los frutos de la industria moderna a las masas, los bienes producidos se explotan y se lanzan al fondo del océano, para mantener artificialmente la escasez. De acuerdo con Orwell, tanto el terror como la escasez material auxilian a dicha ingeniería, el conflicto continuo priva a la humanidad de la seguridad y el ocio necesario para que aparezca la conciencia política necesaria para cuestionar la disposición jerárquica de la sociedad. La Guerra Perpetua mantiene a la población en lucha por ganarse su exigua existencia y por lo tanto permanecerá tanto ignorante como dócil.

La hipótesis de la Guerra Perpetua ha estado revoloteando alrededor de la clase sintiente durante décadas. El autor Chalmers Johnson dijo que fue la promesa fallida del dividendo de la paz prometida al final de la Guerra Fría la que lo llevó a cuestionar los motivos detrás del imperio americano. Yendo más atrás, el coronel Fletcher Prouty sostuvo que la guerra de Vietnam fue diseñada ya en 1945 para ser una guerra interminable con fines de lucro. Vietnam, Corea, la Guerra Fría, la Guerra contra las Drogas, y ahora la Guerra Global contra el Terror no tenían virtualmente fin, con precios exorbitantes,  para conducir a las naciones, particularmente la nuestra (EE.UU.), a una deuda profunda. Nuestros líderes constantemente claman por la pobreza pública cuando se trata de la reconstrucción de nuestra infraestructura o mantener las luces encendidas en nuestras ciudades, sin embargo, siempre hay fondos para el nuevo bombardeo, las campañas de drones furtivos, o poner pie en suelo extranjero.

La hipótesis de Orwell de la Guerra Perpetua como un baluarte para mantener el status quo funciona bastante bien, hasta cierto punto. Lo que no pareció reconocer fue el mecanismo de silenciamiento mucho más eficaz, no de la escasez material, sino de la abundancia de los consumidores. Mucho antes de que Orwell imaginara su pesadilla de “1984”, un pequeño grupo de hombres prácticamente anónimos idearon e implementaron el consumismo en apenas una década, la década de 1920.

Con la Europa industrial transformada en un campo de batalla durante la Primera Guerra Mundial, Estados Unidos se convirtió en la sede de fabricación de las potencias occidentales. Después de la guerra, los industriales estadounidenses y los banqueros de Wall Street temieron que la pérdida de la demanda de la elevada capacidad de guerra sumiría a la economía nacional en la ruina. En ese momento el público estadounidense compraban los artículos basados en su necesidad. Paul Mazur de Lehman Brothers decidió cambiar eso, y con el hábil esfuerzo de Edward Bernays en relaciones públicas, concibieron y dieron a luz a los consumidores estadounidenses mediante la creación, el moldeamiento, y la atención de los deseos del individuo.

El sobrino de Sigmund Freud, Bernays, estaba fascinado con el trabajo de su tío en el subconsciente humano y su aplicabilidad al comercio. Por ejemplo, cuando los ejecutivos de la industria del tabaco se acercaron a él con el problema de que la mitad de la población no compraba cigarrillos, Bernays ideó un esquema para hacer aceptable que las mujeres fumasen. Basándose en su investigación sobre el psicoanálisis, identificó a los cigarrillos como un símbolo fálico. Bernays organizó un grupo de jóvencitas para que interrumpieran el desfile del Día de Pascua en Nueva York encendiéndose cigarrillos, declarándolos “Antorchas de la Libertad” ante las atentas cámaras y los reporteros. Al presentar el fumar como un acto de liberación de la mujer, Bernays cambió la situación, y las grandes tabacaleras pronto capturaron la otra mitad del mercado estadounidense. Bernays y sus cohortes repitieron continuamente tales hazañas de manipulación durante los siguientes cincuenta años, y en el proceso suplantaron al ciudadano estadounidense con el consumidor estadounidense.

Las ramificaciones del alejamiento de una cultura basada en las necesidades no pueden ser pasadas por alto. Actuando sobre el pensamiento racional, el ciudadano que compraba sólo lo que necesitaba simplemente realizaba su trabajo para sostener su vida y seguir con su día. Pero los deseos emanan de la emoción más que la razón, por lo que el consumidor impulsado por el impulso se convierte en una marioneta en manos de los que controlan los medios de comunicación. Ante el temor de la manada, el poder inculcó en nosotros una falsa creencia de nuestro propio significado y nos hicieron esclavos a nuestros caprichos etéreos, artificiales e irracionales.

El individuo liderado y consumido por los impulsos de base deja de pensar racionalmente, y mucho menos críticamente. Lo más importante es que se ve a sí mismo, si alguna vez se mira más allá del espejo del baño, como la encarnación de la “elección de productos”, en lugar de un ciudadano de una república obligado a estar informado y participar en el debate público. La conciencia del consumidor moderno es un recipiente vacío pasivo, definida por las marcas corporativas en lugar de un sí mismo autónomo.

Toda una cultura de estas personas incondicionales consumidas por su propio deseo voluble forma un cohesivo rebaño dócil, incapaz de debatir, unificar, o exigir la reparación de agravios. “Estamos silenciados por nuestra codicia”, como Christopher Hedges, tan sucintamente lo define.

Un electorado animado y comprometido podría estabilizar la mano del poder, pero el electorado estadounidense, así como el del resto de la sociedad occidental, se ha distraído y al final ha sido lobotomizado por una carga de trabajo cada vez mayor, alimentado por la caza febril de baratijas y adormecido por el entretenimiento de masas. Como Orwell observó en “1984”, las maravillas tecnológicas modernas deben liberar a la humanidad para alcanzar una forma de vida más alta, pero en su lugar los hombres en las sombras las han inclinado para esclavizarnos. Uno de esos hombres, Edward Bernays, abrió descaradamente su libro “Propaganda”, con esta declaración:

La manipulación consciente e inteligente de los hábitos y opiniones organizados de las masas es un elemento importante en la sociedad democrática. Aquellos que manipulan este mecanismo invisible de la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder gobernante de nuestro país. Somos gobernados, nuestras mentes moldeadas, nuestros gustos formados, nuestras ideas sugeridas, en gran medida por hombres de los que nunca hemos oído hablar.

Bernays y sus cohortes manipularon el electorado estadounidense y dieron forma a la opinión pública. Hombres como el jefe de espías Allan Dulles, y el académico de los apóstoles de la Universidad de Chicago, Leo Strauss, condujeron la política exterior desde detrás de la cortina y diseñaron décadas de guerras interminables. Los estadounidenses han permanecido todo el tiempo de brazos cruzados intimidados y engañados para aprobar la carnicería mundial, mientras los de arriba acumulan más poder.

Los propietarios de la riqueza de la humanidad siempre han dominado indebimente en el gobierno. A veces, durante el siglo XX parecía que la sociedad occidental podría llegar a un equilibrio más sostenible entre la parte superior e inferior, pero hacia el nuevo milenio la balanza se inclinó radicalmente hacia la parte superior. La transferencia de la producción a las naciones esclavas virtuales de Asia, así como el incremento exorbitante de la deuda pública y privada trabajaron para enviar las anteriores ganancias materiales lejos de las masas hacia los propietarios de la sociedad. El consumismo es el opio calmante mientras que los médicos en las sombras nos matan con interminables guerra mundiales y su deuda concomitante.

Los que están en lo alto se benefician inmensamente del caos que enreda al mundo. Cómo acabamos matando en estos lugares lejanos y cuál es exactamente la política son preguntas que rara vez demandamos. La carnicería en Oriente Medio, gran parte de ella diseñada por los poderes occidentales, ha sido una bonanza para el ánimo de lucro del Complejo Militar Industrial y  de los banqueros enriquecidos por la creciente deuda que genera. Cada misil crucero o avión no tripulado que ataca forja un nuevo eslabón en la cadena de deuda-esclavitud del público. Debemos preguntarnos, “¿Hay otra manera?” Y colectivamente hacer la vida difícil a los funcionarios públicos que no pueden responder.

Traducido del inglés: http://www.zerohedge.com/news/2015-12-07/george-orwell-edward-bernays-perpetual-war

Resuelto el misterio de la caída del precio del petróleo: Manipulación concertada

rey saudí

Por Ulson Gunnar

¿Quién se ha sorprendido? Las empresas de medios de todo el mundo occidental se habían inventado diversas historias en un intento de explicar por qué los precios del petróleo han caído convenientemente, justo a tiempo para presionar a Rusia, Venezuela e Irán, y al mismo tiempo para que la subversión política encubierta intente vender la guerra total y otras medidas que han fracasado por completo para hacer valer los intereses de EE.UU. en todo el mundo. La respuesta obvia era la manipulación del mercado, una respuesta que Estados Unidos y otras fuentes de noticias occidentales se negaron a admitir … hasta ahora.

El New York Times en su artículo, “El petróleo saudí es visto como palanca contra el apoyo de Rusia a Assad en Siria,” finalmente admite que “Arabia Saudí ha estado tratando de presionar al presidente ruso Vladimir V. Putin para que abandone su apoyo al presidente Bashar al -Assad de Siria, utilizando su dominio de los mercados mundiales del petróleo en un momento en que el gobierno ruso se está recuperando de los efectos de la caída de los precios del petróleo.

Pero, por supuesto, a pesar de este grano de verdad, Arabia Saudí no hizo esto por su cuenta, ya que Arabia Saudí no está desestabilizando Siria por su cuenta, o para sus propios intereses. Arabia Saudí, mientras que juega un papel importante en la manipulación de los precios mundiales del petróleo, únicamente es culpable a los efectos de compartimentar la percepción pública. La realidad es que los precios mundiales del petróleo están siendo manipulados a instancias de los EE.UU. no sólo para derrocar al gobierno de Siria o presionar a Irán, sino para atacar a la propia Rusia.

El New York Times nos quiere hacer creer que Arabia Saudí está manipulando los precios internacionales del petróleo para “llevar la paz a Siria“, sin mencionar el papel de Arabia Saudí en el apoyo a los militantes fuertemente armados que fluyen al país convirtiéndolo en una zona de guerra, para empezar. El New York Times tampoco menciona que la perspectiva de paz que pudiera resultar depende de que Arabia Saudí detenga su inmensa tutela estatal del terrorismo internacional.

Se estima que Arabia Saudí ya ha perdido 39 mil millones dólares por la “causa de la paz“. Para un régimen que corta las cabezas de sus oponentes políticos en acciones públicas destinadas a inspirar el miedo medieval entre su gente, la idea de que está dispuesto a perder miles de millones en sus ingresos del petróleo para “promover la paz” en Siria es claramente absurda, y plantea serias dudas acerca de la legitimidad del NYT.

El New York Times también menciona el retorno de Crimea a Rusia, pero se queda corto al no vincular la manipulación del mercado del petróleo con el conflicto en Ucrania. Sin embargo, ésta es realmente la clave para entender la geopolítica global y cómo encaja la caída de los precios del petróleo. Siria y Ucrania están vinculadas, y el papel de Arabia Saudí en presionar a Rusia en un asunto que importa un poco a Riad (Siria), y otro que no le importa del todo (Ucrania), muestra cómo no se ha impulsado la política exterior de Riad por sus intereses nacionales, sino por las obligaciones que al parecer debe a Washington y Londres (obligaciones importantes que si no se cumplieran terminaría con la disolución de la Casa de Saud).

El público mundial, en lugar de enfocarse en Arabia Saudí y en las demandas de que es el único responsable de que los precios mundiales del petróleo se hayan reducido a la mitad a pesar de que no hay cambios perceptibles en la oferta y la demanda, debería ver que hay un juego de confrontación más amplio. Los EE.UU. están utilizando su vasta influencia sobre las finanzas, la energía, los medios de comunicación y muchos otros sectores económicos y políticos para hacer una guerra de espectro completo a los que resisten su expansión hegemónica a nivel mundial.

Otras agencias de noticias ayudaron a inventar explicaciones sobre la caída de los precios del petróleo, incluido el Washington Post, que alegó en su artículo que “la caída de los precios del petróleo presionaron a Rusia, Irán y Venezuela“, y que “el lado positivo de la reciente turbulencia de los mercados financieros ha sido el continuo descenso en el precio del petróleo, que ha perdido alrededor del 25 por ciento desde junio. Además de crear un negocio redondo para los consumidores estadounidenses – un análisis calculó que el ahorro podría ascender a $600 por hogar – la caída, si se mantiene, impondrá una presión considerable sobre tres petroestados problemáticos: Rusia, Irán y Venezuela. La política exterior agresiva anti-estadounidenses seguidos por los tres países en los últimos años se ha financiado en gran parte por el aumento de los ingresos del petróleo“.

¿Lado positivo? ¿O conspiración concertada? El New York Times ofrece una luz que brilla a través del análisis nublado del Washington Post, que confirma de hecho que se trata de una conspiración concertada.

¿Qué dice esto acerca de los mercados mundiales de la energía y su entrelazamiento con varios otros temas sociopolíticos como el debate sobre el cambio climático, los picos de precios que estrangulan el desarrollo a nivel mundial y las guerras libradas por “razones humanitarias” contra las naciones que da la casualidad que exportan su petróleo fuera de los mercados controlados por Washington y Londres? Dice mucho, y pone de manifiesto que muchas de las fachadas y las cruzadas sociales que han tomado personas bien intencionadas hacen el trabajo sucio a una de las industrias más perversas y destructivas de la Tierra, en la historia humana… las grandes petroleras.

Los saudíes no durarían mucho tiempo sin la seguridad interna y externa, y el apoyo tanto militar como político proporcionados por los EE.UU. y otros para apuntalar su petroestado que de otra manera política y moralmente estaría en bancarrota. A pesar de ejercer la barbarie como una cuestión de política nacional que no se ve en otros países desde la Edad Media, los dignatarios occidentales dieron a su jefe de Estado elogios apasionados cuando falleció, con Londres llegando al extremo de enarbolar su bandera nacional a media asta por el monarca fallecido.

Mostrar respeto general por los demás, buenos o malos, no puede ser tan ofensivo, si no fuera por el hecho de que los EE.UU. y el Reino Unido minan y destruyen regularmente gobiernos culpables de delitos mucho menos graves que los relacionados con la Casa de Saud. Esto ilustra que la política exterior estadounidense hacia el resto de naciones no está determinada por las obligaciones morales o legales, sino más bien por la utilidad o la oposición que cada estado representa para los designios hegemónicos de la conducción de las ambiciones estadounidenses en el extranjero.

Llevando esto a su conclusión lógica, los EE.UU., y su gran colección de estados clientes de todo el mundo, están socavando Siria, haciendo la guerra económica contra Rusia, desestabilizando China en el interior mientras echan a sus inversores de cualquier país en el que se encuentren, no basándose en algún imperativo moral sino específicamente debido a la absoluta y completa falta de moralidad. Entender esto nos hace ver a través de las diversas historias constantemente inventadas que emanan de los medios occidentales, incluyendo los mitos sobre la milagrosa caída de los precios del petróleo y su “fortuito” y “coincidente” impacto que por casualidad tiene en todos los supuestos enemigos de Estados Unidos.

Incluso el Washington Post admite que realmente no hay relación entre Venezuela, Irán y Rusia, a excepción de las afirmaciones de que cada uno es “autocrático” y “anti-estadounidense“. El verdadero denominador común es su respectiva resistencia a la hegemonía de Estados Unidos en sus regiones del mundo. Y aunque se han inventado muchas razones para explicar la caída conveniente de los precios del petróleo, podemos ver una vez más que, cuando se desarrollan estos acontecimientos, la primera pregunta que debemos hacernos en la identificación de los autores es “¿En beneficio de quién?” Si el Washington Post hubiera cumplido con su deber como periodistas y se hubiera hecho esta pregunta, los lectores de todo el mundo no habrían esperado meses para finalmente descubrir la verdad tras la caída de los precios del petróleo. La respuesta era sencilla, pero ridiculizada como “propaganda del Kremlin” en su momento, que, por supuesto, ahora se admite totalmente que son maquinaciones llevadas a cabo por los enemigos de Rusia.

¿Lección aprendida? Esperemos que la próxima vez que la fortuna económica en los mercados, o un acto terrorista beneficie por “casualidad” a los EE.UU. y sus socios en todo el mundo, la gente realice su mayor escrutinio y tenga su sospecha en aquellos que puedan beneficiarse más con dichos actos.

Ulson Gunnar, es analista geopolítico con sede en Nueva York y escritor de la revista online “Nueva Perspectiva del Este“.

Traducido del inglés: http://journal-neo.org/2015/02/07/mystery-behind-dropping-oil-prices-solved-concerted-manipulation/
Imagen: http://landdestroyer.blogspot.com.es/2015/02/mystery-behind-dropping-oil-prices.html