Siria

Occidente reescribe el pasado

Por Manlio Dinucci.

Manlio Dinucci observa que la cobertura que dan los medios de prensa occidentales a hechos como el atentado de Berlín y las guerras contra Libia y Siria no se molesta en reportar hechos comprobados. Más bien recuerda lo que el novelista George Orwell llamó el “Ministerio de la Verdad”. La actualidad se divide en secuencias cortas completamente desconectadas entre sí, para que los hechos resulten incomprensibles, dando así a los gobernantes el más amplio margen para esconder sus crímenes.

obama_1984

«Masacre de Berlín, ¿porqué el terrorista dejó sus documentos?», se pregunta el diario italiano Corriere della Sera, refiriéndose a elementos que califica de «rarezas». Para dar respuesta a esa pregunta basta con escrutar un poco el pasado reciente, ese que ya nadie recuerda.

Es un pasado reescrito por el «Ministerio de la Verdad» –descrito por George Orwell en su novela de política-ficción titulada 1984, como una crítica del «totalitarismo staliniano»–, hoy convertido en realidad en las «democracias occidentales». Así se ha logrado borrar la historia, debidamente documentada, de estos últimos años.

En ese caso se halla la historia de la guerra de Estados Unidos y la OTAN contra Libia, decidida –como puede comprobarse en los correos electrónicos de la señora Clinton– para bloquear el plan de Kadhafi de crear una moneda africana alternativa frente al dólar y el franco CFA [1]. Esa guerra se inició con una operación secreta –autorizada por el presidente Barack Obama–, financiando y armando grupos islamistas, inicialmente clasificados como «terroristas», grupos entre los que se hallaban los núcleos de lo que sería el Emirato Islámico [Daesh]. Posteriormente, esos núcleos recibieron armamento a través de una red de la CIA (lo cual fue documentado por el New York Times en marzo de 2013 [2]) cuando, después de haber ayudado al derrocamiento de Kadhafi, pasaron a Siria en 2011 para derrocar a Assad y seguidamente atacar Irak –en momentos en que el gobierno de al-Maliki se alejaba de Occidente y se acercaba a Pekín y Moscú [3]).

También ha sido borrado el documento de la Agencia de Inteligencia del Departamento de Defensa de Estados Unidos (DIA, siglas en inglés) –con fecha del 12 de agosto de 2012 y desclasificado el 18 de mayo de 2015 [4]– donde se señala que «los países occidentales, los Estados del Golfo y Turquía sostienen en Siria a las fuerzas que tratan de controlar las zonas orientales» y que existe, con ese objetivo, «la posibilidad de que se instale un emirato salafista en el este de Siria».

Borrada también la documentación fotográfica sobre el senador estadounidense John McCain, quien, al penetrar [ilegalmente] en suelo sirio como enviado de la Casa Blanca, se reunió en mayo de 2013 con Ibrahim al-Badri, el hoy «Califa» que encabeza el Emirato Islámico [5].

Simultáneamente, siguiendo el esquema de la «neolengua» orwelliana, el léxico político-mediático se adapta según convenga en cada caso: los terroristas, definidos con esa palabra cuando sirven para aterrorizar a la opinión pública occidental para que esta apoye la política de Estados Unidos y la OTAN, son calificados de «opositores» o «rebeldes» cuando perpetran masacres contra los civiles en Siria. Recurriendo a la «neolengua» de las imágenes, nos esconden durante años la dramática situación de la población de los barrios de Alepo bajo la ocupación de las formaciones terroristas respaldadas por Occidente; pero cuando las fuerzas del Ejército Árabe Sirio comienzan a liberar esos barrios, con apoyo de Rusia, nos muestran diariamente el «martirio de Alepo».

Nos esconden, en cambio, la captura por las fuerzas gubernamentales sirias, el 16 de diciembre de 2016, de un grupo de militares de la «Coalición por Siria» –en el que se cuentan al menos 14 oficiales de Estados Unidos, Israel, Arabia Saudita, Qatar, Turquía, Jordania y Marruecos– que, desde un bunker en el este de Alepo, coordinaban las acciones de los terroristas de al-Nusra (afiliados a al-Qaeda) y de otros grupos [6].

Viendo todo lo anterior, no es difícil responder la pregunta que se hace el Corriere della Sera. Como ya sucedió antes, en la masacre perpetrada en la sede de Charlie Hebdo y en tantos otros casos similares, los terroristas “olvidan” y “abandonan” algún documento de identidad que permite su rápida identificación y subsiguiente eliminación.

En Berlín también pudieron verse otras «rarezas». Al registrar el camión, inmediatamente después de la masacre, la policía y los servicios secretos no vieron que debajo del asiento del conductor estaba… el documento de identidad del tunecino, además de un montón de fotos. Así que arrestaron a un pakistaní –liberado al día siguiente por falta de pruebas. Sólo entonces, un agente especialmente experimentado fue a mirar debajo del asiento del conductor y descubrió los papeles del terrorista. Interceptado, por casualidad, y en medio de la noche, el tunecino fue eliminado por una patrulla cerca de la estación de trenes de Sesto San Giovanni, en Milán (Italia), a un kilómetro del punto de partida del camión polaco utilizado en la masacre de Berlín. Todo eso, documentado por el «Ministerio de la Verdad».

Manlio Dinucci

Geógrafo y politólogo. Últimas obras publicadas: Laboratorio di geografia, Zanichelli 2014 ; Geocommunity Ed. Zanichelli 2013 ; Escalation. Anatomia della guerra infinita, Ed. DeriveApprodi 2005.

Fuente
Il Manifesto (Italia)

Traducido al español por la Red Voltaire a partir de la versión al francés de Marie-Ange Patrizio

[1] «La recolonización de Libia», por Manlio Dinucci, Il Manifesto (Italia) , Red Voltaire, 10 de marzo de 2016.

[2] «Descubren puente aéreo de la CIA para armar a los “rebeldes sirios”», por Manlio Dinucci, Il Manifesto (Italia) , Red Voltaire, 30 de marzo de 2013.

[3] «Yihadismo e industria petrolera», por Thierry Meyssan, Al-Watan (Siria) , Red Voltaire, 23 de junio de 2014.

[4] Rapport de l’Agence de Renseignement militaire aux divers services de l’administration Obama sur les jihadistes en Syrie, 12 de agosto de 2012.

[5] «John McCain, el organizador de la “primavera árabe” y el Califa», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 18 de agosto de 2014.

[6] «ONU: El Consejo de Seguridad se reúne a puertas cerradas por arresto de oficiales de la OTAN en Alepo», «URGENTE: Arresto de yihadistas y militares extranjeros en el este de Alepo», Red Voltaire, 16 y 18 de diciembre de 2016.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

La CIA, las ONG y las Revoluciones de Color

image

Perfeccionando  el método de las “revoluciones de color”.
Los líderes occidentales vuelven de nuevo a la infancia.

Por Thierry Meyssan
Global Research

En 1985, un científico social, Gene Sharp, publicó un estudio encargado por la OTAN sobre Convertir a Europa en Invencible. Señaló que en última instancia, un gobierno sólo existe porque la gente está de acuerdo en obedecerlo. La URSS no podía controlar Europa Occidental si la gente se negaba a obedecer a los gobiernos comunistas.

Unos años más tarde, en 1989, Sharp fue encargado por la CIA con la realización de la aplicación práctica de la investigación teórica en China. Los Estados Unidos querían derrocar a Deng Xiaoping en favor de Zhao Ziyang. La intención era dar un golpe con un barniz de legitimidad mediante la organización de protestas en las calles, casi de la misma manera que la CIA había dado una fachada popular para el derrocamiento de Mohammed Mossadegh contratando manifestantes en Teherán (Operación Ajax, 1953). La diferencia aquí es que Gene Sharp tuvo que recurrir a una mezcla de juventudes pro-Zhao y pro-Estados Unidos para hacer que el golpe pareciera una revolución. Pero Deng arrestó a Sharp en la Plaza de Tiananmen y lo expulsó del país. El golpe fracasó, pero no antes de que la CIA estimulara a grupos de jóvenes en un ataque vano de desacreditar a Deng a través de la represión que siguió. El fracaso de la operación se atribuyó a las dificultades de movilización de los jóvenes activistas en la dirección deseada.

Desde el trabajo de sociólogo francés Gustave Le Bon a finales del siglo XIX, sabemos que los adultos se comportan como niños cuando están envueltos en la emoción colectiva. Se vuelven susceptibles, aunque sea por un momento crítico fugaz, a las sugerencias de un líder-de-hombres que para ellos encarna una figura paterna. En 1990, Sharp se acercó al coronel Reuven Gal, entonces jefe psicólogo del Ejército israelí (que más tarde se convirtió en asesor de seguridad nacional adjunto a Ariel Sharon y ahora dirige las operaciones diseñadas para manipular a jóvenes israelíes no-Judios). Con la combinación de los descubrimientos de Le Bon y Sigmund Freud, Gal llegó a la conclusión de que también era posible explotar el “complejo de Edipo” en los adolescentes y dirigir a una multitud de jóvenes para oponerse a un jefe de Estado, como una figura paterna simbólica.

Sobre esta base, Sharp y Gal establecieron programas de capacitación para los activistas jóvenes con el objetivo de organizar golpes de estado. Después de algunos éxitos en Rusia y los países bálticos, fue en 1998 cuando Gene Sharp perfeccionó el método de las “revoluciones de color” con el derrocamiento del presidente serbio Slobodan Milosevic.

Después de que el presidente Hugo Chávez frustrara un golpe de Estado en Venezuela sobre la base de una de mis investigaciones que revelan el papel y el método de Gene Sharp, éste último suspendió las actividades del Instituto Albert Einstein que sirvió de cubierta y creó nuevas estructuras (LONA en Belgrado, la Academia de Cambio en Londres, Viena y Doha). Los vimos trabajando en todo el mundo, especialmente en el Líbano (Revolución de los Cedros), Irán (revolución verde), Túnez (Revolución Jazmín) y Egipto (Revolución Lotus). El principio es simple: exacerbar todas las frustraciones subyacentes, culpar al aparato político de todos los problemas, manipular a los jóvenes según el escenario “parricida” freudiano, organizar un golpe de Estado, y luego la propaganda de que el gobierno fue derribado por la “calle”.

La opinión pública internacional se tragó fácilmente este teatro: en primer lugar, a causa de la confusión entre la multitud y el pueblo. Por lo tanto, la “Revolución de Lotus” en realidad se redujo a un espectáculo en la plaza Tahrir de El Cairo, una movilización de una multitud de decenas de miles de personas, mientras que la casi totalidad del pueblo egipcio se abstuvo de participar en el evento; y segundo, porque hay una falta de claridad con respecto a la palabra “revolución”. Una auténtica revolución implica un trastorno en las estructuras sociales que se lleva a cabo durante varios años, mientras que una “revolución de color” es un cambio de régimen que se produce en cuestión de semanas. El otro término para un cambio forzado de liderazgo sin transformación social es un “golpe de Estado”. En Egipto, por ejemplo, está claro que no fue la gente la que empujó a Hosni Mubarak a dimitir, sino fue el embajador estadounidense Frank Wisner quien le dio la orden.

El lema de las “revoluciones de color” se remonta a una perspectiva infantil; lo que importa es derrocar al jefe de Estado, sin considerar las consecuencias – “No te preocupes por tu futuro, Washington se encargará de todo por ti.” Cuando la gente se despierta, ya es demasiado tarde; el gobierno ha sido usurpada por personas que no son de su elección. Al principio, sin embargo, hay gritos de “¡Abajo Shevardnadze!” O “¡Ben Ali, fuera!” La última versión fue lanzada en la tercera conferencia de los “Amigos de Siria” (París, 06 de julio): “¡Bashar debe irse! “.

Una extraña anomalía puede ser detectada con respecto a Siria. La CIA no pudo localizar grupos de jóvenes sirios dispuestos a cantar este lema en las calles de Damasco y Alepo. Por lo que son los mismos Barack Obama, François Hollande, David Cameron y Angela Merkel los que repiten la consigna a coro desde sus respectivas oficinas en el extranjero. Washington y sus aliados están probando los métodos de Gene Sharp sobre la “comunidad internacional”. ¡Es una apuesta arriesgada imaginar que los ministerios de exteriores pueden ser tan fáciles de manipular como los grupos de jóvenes! Por el momento, el resultado es simplemente ridículo: los líderes de las potencias coloniales están pataleando como niños frustrados enojados por un objeto deseado que los adultos rusos y chinos no les van a dejar tener, mientras lamentan sin cesar: “¡Bashar debe irse! “.

Thierry Meyssan, fundador y presidente de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Profesor de Relaciones Internacionales en el Centro de Estudios Estratégicos de Damasco. Sus columnas especializadas en relaciones internacionales aparecen en diarios y revistas semanales en árabe, español y ruso. Sus dos últimos libros publicados en Inglés: 9/11 la Gran Mentira y Pentagate.

Traducido del inglés: http://themillenniumreport.com/2015/05/the-cia-ngos-and-color-revolutions/

EE.UU. “entrando sigilosamente” en guerra contra Siria usando a ISIS como hombre del saco

image

Por Tony Cartalucci.

EE.UU. está a pocos ataques aéreos “accidentales” de distancia de la guerra total con Siria. Según informes, EE.UU. está colaborando con Turquía para proporcionar radios a los militantes dentro de Siria con las que pedir ataques aéreos estadounidenses para ayudar en su “lucha contra ISIS.” A pesar de la realidad evidente de que estos militantes están en realidad luchando junto a ISIS y están luchando principalmente contra el Ejército Sirio Árabe, y que tales ataques aéreos van a ir inevitablemente dirigidos contra Siria, no ISIS, EE.UU. está, no obstante, tratando de asegurar al mundo que ése no es el caso.

The London Telegraph declaró en su artículo, “Los rebeldes moderados sirios ‘reciben el poder de pedir ataques aéreos de Estados Unidos’“, que:

EE.UU. tiene previsto capacitar a unos 5.000 combatientes sirios durante un año bajo este plan como parte de un esfuerzo para fortalecer el movimiento rebelde fracturado contra el gobierno del presidente Bashar al-Assad y los grupos extremistas.

El Wall Street Journal informó que la formación inicial se centrará en ayudar a los rebeldes a mantener el terreno y resistir a los combatientes aliados con el Estado Islámico en Irak y el Levante (Isil).

El Telegraph también informa que:

Cuatro unidades de seis hombres estarán equipados con vehículos Toyota Hilux todoterreno, GPS y radio para que puedan identificar objetivos para ataques aéreos.

Incluso en el artículo del Telegraph, es evidente que este plan, inevitablemente, tendrá por objeto el gobierno sirio y sus tropas, la única fuerza secular en la región en la lucha contra Al Qaeda y su sucedáneo, ISIS.

¿Qué “rebeldes moderados?”

El Telegraph informa de que EE.UU. y Turquía van a entrenar y equipar a “rebeldes sirios moderados” para que pidan ataques aéreos estadounidenses. En realidad, según admite el propio Occidente, hasta último de los llamados frentes “moderados” de la OTAN ace tiempo que se han convertido en grupos que operan directamente bajo la bandera de Al Qaeda.

Para poner de relieve lo absurdo de este reciente plan propuesto por EE.UU. y la OTAN y su miembro, Turquía, el propio Telegraph informó en un artículo anterior titulado “Rebeldes sirios armados y entrenados por Estados Unidos se entregan a al-Qaeda“, que:

Dos de los principales grupos rebeldes recibieron armas de los Estados Unidos para combatir tanto el régimen y a los grupos yihadistas en Siria se han rendido a al-Qaeda.

EE.UU. y sus aliados confiaban en que Harakat Hazm y el Frente Revolucionario de Siria formaran parte de una fuerza terrestre para atacar al Estado Islámico de Irak y el Levante (Isil).

Durante los últimos seis meses, el movimiento Hazm, y la SRF a través de ellos, habían estado recibiendo armas pesadas de la coalición liderada por Estados Unidos, incluyendo cohetes Grad y misiles antitanque TOW.

Pero la noche del sábado Harakat Hazm rindió sus bases militares y los suministros de armas a Jabhat al-Nusra, cuando la filial de al-Qaeda en Siria irrumpieron en pueblos que controlaban en la provincia norteña de Idlib.

Está claro que no hay “moderados” de los que hablar, y para los que siguen el conflicto sirio desde el principio, está claro que la militancia armada surgió de las redes de extremistas de la Hermandad Musulmana, financiados y organizados años antes de la llamada “primavera árabe“por EE.UU., Arabia Saudí e Israel con el propósito explícito de crear una conflagración sectaria regional impulsada para lograr un cambio de régimen en Siria, Líbano e Irán.

De hecho, la presencia actual de Al Qaeda (e ISIS) en Irak y Siria, y su papel de liderazgo en la lucha contra los gobiernos de tendencia iraní de Damasco, Bagdad, y Hezbolá en el Líbano, son la manifestación de hoy en día de una conspiración criminal Occidental expuesta ya en 2007. Revelada por el periodista dos veces ganador del Premio Pulitzer, Seymour Hersh, en su artículo, “La redirección: ¿Está la nueva política de la Administración beneficiando a nuestros enemigos en la guerra contra el terrorismo?“, declaró explícitamente que (negritas añadidas),

Para debilitar a Irán, que es predominantemente chiíta, la Administración Bush ha decidido, en efecto, reconfigurar sus prioridades en el Oriente Medio. En el Líbano, la Administración ha cooperado con el gobierno de Arabia Saudí, que es sunita, en operaciones clandestinas que pretenden debilitar a Hezbolá, la organización chií que está respaldada por Irán. EE.UU. también ha participado en operaciones clandestinas destinadas contra Irán y su aliado, Siria. Un subproducto de estas actividades ha sido el refuerzo de los grupos extremistas sunitas que propugnan una visión militante del Islam y son hostiles a Estados Unidos y simpatizantes de Al Qaeda.

image

Ya en junio del año pasado, se informó de que ISIS sería utilizada como un medio para incrementar de forma gradual las fuerzas estadounidenses, en preparación para una intervención militar directa dirigida contra la propia Damasco. No pudiendo desencadenar el conflicto mediante el bulo de las “armas de destrucción masiva“, ISIS ha proporcionado una serie de provocaciones cada vez más horribles que ayudan a reunir el respaldo para dirigir la intervención militar en Siria.

Los grupos extremistas augurados por el informe de Hersh 2007 son sin duda la vanguardia de los intentos apoyados por Occidente para derrocar al gobierno de Siria, socavar a Irán, y penetrar en el grupo libanés Hezbollah. Parece que Occidente está dispuesto a ir tan lejos como luchar directamente junto a terroristas literales que han utilizado durante más de una década como pretexto para invadir y ocupar las naciones de Afganistán e Irak, a costa de miles de vidas estadounidenses y cientos de miles de vidas iraquíes y afganas.

USAF se convierte en la fuerza aérea del Estado Islámico

Es evidente entonces, que si todos los “rebeldes moderados” que los estadounidenses alegan se encuentran en Siria de hecho hace tiempo que han jurado lealtad a Al Qaeda, entonces las peticiones de ataques aéreos por estos militantes serán esencialmente ataques aéreos convocados por Al Qaeda contra las únicas fuerzas legítimas en la región que en realidad la lucha contra el terrorismo.

La creación de ISIS, al igual que durante la ocupación estadounidense de Irak, donde Al Qaeda creó el “Estado Islámico de Irak” para mantener creíble la negación, no es más que un intento de crear distancia entre los terroristas de Al Qaeda que los EE.UU. está armando directamente y a los que pronto estará proporcionando cobertura aérea, y las atrocidades evidentes que están llevando a cabo estos mismos terroristas.

Mientras que ISIS actualmente está siendo considerada por EE.UU. como el pretexto sobre el que se basa este movimiento reciente, la realidad es, en cambio, que Estados Unidos y sus aliados están simplemente “entrando sigilosamente” en una confrontación militar directa con el Ejército Árabe Sirio.

Ya que los ataques aéreos comienzan atacando posiciones sirias, es probable que con el tiempo Siria o sus aliados tomarán represalias y provocará una campaña más amplia y directa contra la misma Damasco. En caso de que Siria y sus aliados se resistan a devolver el golpe, EE.UU. probablemente fabricará otra provocación de todos modos.

A no ser que Siria y sus aliados tengan la capacidad suficiente para proporcionar disuasión contra el comienzo de este último, más peligroso, y más desesperado todavía movimiento de guerra de Estados Unidos en Siria, y las defensas sirias sean incapaz de detener una operación de la OTAN al estilo de Libia, que ha dejado esa nación en su totalidad en manos de ISIS, no podemos más que esperar ver a otra nación entregada directamente a los extremistas – intencionadamente – con el único propósito de continuar esta cruzada proxy en Líbano e Irán, y, a continuación, en el sur de Rusia y China occidental.

Tony Cartalucci, investigador de geopolítica y escritor con base en Bangkok, en exclusiva para para la revista online “Nueva Perspectiva de Oriente”.

Traducido del inglés: http://journal-neo.org/2015/02/21/us-easing-into-war-with-syria-using-isis-boogeyman/

Resuelto el misterio de la caída del precio del petróleo: Manipulación concertada

rey saudí

Por Ulson Gunnar

¿Quién se ha sorprendido? Las empresas de medios de todo el mundo occidental se habían inventado diversas historias en un intento de explicar por qué los precios del petróleo han caído convenientemente, justo a tiempo para presionar a Rusia, Venezuela e Irán, y al mismo tiempo para que la subversión política encubierta intente vender la guerra total y otras medidas que han fracasado por completo para hacer valer los intereses de EE.UU. en todo el mundo. La respuesta obvia era la manipulación del mercado, una respuesta que Estados Unidos y otras fuentes de noticias occidentales se negaron a admitir … hasta ahora.

El New York Times en su artículo, “El petróleo saudí es visto como palanca contra el apoyo de Rusia a Assad en Siria,” finalmente admite que “Arabia Saudí ha estado tratando de presionar al presidente ruso Vladimir V. Putin para que abandone su apoyo al presidente Bashar al -Assad de Siria, utilizando su dominio de los mercados mundiales del petróleo en un momento en que el gobierno ruso se está recuperando de los efectos de la caída de los precios del petróleo.

Pero, por supuesto, a pesar de este grano de verdad, Arabia Saudí no hizo esto por su cuenta, ya que Arabia Saudí no está desestabilizando Siria por su cuenta, o para sus propios intereses. Arabia Saudí, mientras que juega un papel importante en la manipulación de los precios mundiales del petróleo, únicamente es culpable a los efectos de compartimentar la percepción pública. La realidad es que los precios mundiales del petróleo están siendo manipulados a instancias de los EE.UU. no sólo para derrocar al gobierno de Siria o presionar a Irán, sino para atacar a la propia Rusia.

El New York Times nos quiere hacer creer que Arabia Saudí está manipulando los precios internacionales del petróleo para “llevar la paz a Siria“, sin mencionar el papel de Arabia Saudí en el apoyo a los militantes fuertemente armados que fluyen al país convirtiéndolo en una zona de guerra, para empezar. El New York Times tampoco menciona que la perspectiva de paz que pudiera resultar depende de que Arabia Saudí detenga su inmensa tutela estatal del terrorismo internacional.

Se estima que Arabia Saudí ya ha perdido 39 mil millones dólares por la “causa de la paz“. Para un régimen que corta las cabezas de sus oponentes políticos en acciones públicas destinadas a inspirar el miedo medieval entre su gente, la idea de que está dispuesto a perder miles de millones en sus ingresos del petróleo para “promover la paz” en Siria es claramente absurda, y plantea serias dudas acerca de la legitimidad del NYT.

El New York Times también menciona el retorno de Crimea a Rusia, pero se queda corto al no vincular la manipulación del mercado del petróleo con el conflicto en Ucrania. Sin embargo, ésta es realmente la clave para entender la geopolítica global y cómo encaja la caída de los precios del petróleo. Siria y Ucrania están vinculadas, y el papel de Arabia Saudí en presionar a Rusia en un asunto que importa un poco a Riad (Siria), y otro que no le importa del todo (Ucrania), muestra cómo no se ha impulsado la política exterior de Riad por sus intereses nacionales, sino por las obligaciones que al parecer debe a Washington y Londres (obligaciones importantes que si no se cumplieran terminaría con la disolución de la Casa de Saud).

El público mundial, en lugar de enfocarse en Arabia Saudí y en las demandas de que es el único responsable de que los precios mundiales del petróleo se hayan reducido a la mitad a pesar de que no hay cambios perceptibles en la oferta y la demanda, debería ver que hay un juego de confrontación más amplio. Los EE.UU. están utilizando su vasta influencia sobre las finanzas, la energía, los medios de comunicación y muchos otros sectores económicos y políticos para hacer una guerra de espectro completo a los que resisten su expansión hegemónica a nivel mundial.

Otras agencias de noticias ayudaron a inventar explicaciones sobre la caída de los precios del petróleo, incluido el Washington Post, que alegó en su artículo que “la caída de los precios del petróleo presionaron a Rusia, Irán y Venezuela“, y que “el lado positivo de la reciente turbulencia de los mercados financieros ha sido el continuo descenso en el precio del petróleo, que ha perdido alrededor del 25 por ciento desde junio. Además de crear un negocio redondo para los consumidores estadounidenses – un análisis calculó que el ahorro podría ascender a $600 por hogar – la caída, si se mantiene, impondrá una presión considerable sobre tres petroestados problemáticos: Rusia, Irán y Venezuela. La política exterior agresiva anti-estadounidenses seguidos por los tres países en los últimos años se ha financiado en gran parte por el aumento de los ingresos del petróleo“.

¿Lado positivo? ¿O conspiración concertada? El New York Times ofrece una luz que brilla a través del análisis nublado del Washington Post, que confirma de hecho que se trata de una conspiración concertada.

¿Qué dice esto acerca de los mercados mundiales de la energía y su entrelazamiento con varios otros temas sociopolíticos como el debate sobre el cambio climático, los picos de precios que estrangulan el desarrollo a nivel mundial y las guerras libradas por “razones humanitarias” contra las naciones que da la casualidad que exportan su petróleo fuera de los mercados controlados por Washington y Londres? Dice mucho, y pone de manifiesto que muchas de las fachadas y las cruzadas sociales que han tomado personas bien intencionadas hacen el trabajo sucio a una de las industrias más perversas y destructivas de la Tierra, en la historia humana… las grandes petroleras.

Los saudíes no durarían mucho tiempo sin la seguridad interna y externa, y el apoyo tanto militar como político proporcionados por los EE.UU. y otros para apuntalar su petroestado que de otra manera política y moralmente estaría en bancarrota. A pesar de ejercer la barbarie como una cuestión de política nacional que no se ve en otros países desde la Edad Media, los dignatarios occidentales dieron a su jefe de Estado elogios apasionados cuando falleció, con Londres llegando al extremo de enarbolar su bandera nacional a media asta por el monarca fallecido.

Mostrar respeto general por los demás, buenos o malos, no puede ser tan ofensivo, si no fuera por el hecho de que los EE.UU. y el Reino Unido minan y destruyen regularmente gobiernos culpables de delitos mucho menos graves que los relacionados con la Casa de Saud. Esto ilustra que la política exterior estadounidense hacia el resto de naciones no está determinada por las obligaciones morales o legales, sino más bien por la utilidad o la oposición que cada estado representa para los designios hegemónicos de la conducción de las ambiciones estadounidenses en el extranjero.

Llevando esto a su conclusión lógica, los EE.UU., y su gran colección de estados clientes de todo el mundo, están socavando Siria, haciendo la guerra económica contra Rusia, desestabilizando China en el interior mientras echan a sus inversores de cualquier país en el que se encuentren, no basándose en algún imperativo moral sino específicamente debido a la absoluta y completa falta de moralidad. Entender esto nos hace ver a través de las diversas historias constantemente inventadas que emanan de los medios occidentales, incluyendo los mitos sobre la milagrosa caída de los precios del petróleo y su “fortuito” y “coincidente” impacto que por casualidad tiene en todos los supuestos enemigos de Estados Unidos.

Incluso el Washington Post admite que realmente no hay relación entre Venezuela, Irán y Rusia, a excepción de las afirmaciones de que cada uno es “autocrático” y “anti-estadounidense“. El verdadero denominador común es su respectiva resistencia a la hegemonía de Estados Unidos en sus regiones del mundo. Y aunque se han inventado muchas razones para explicar la caída conveniente de los precios del petróleo, podemos ver una vez más que, cuando se desarrollan estos acontecimientos, la primera pregunta que debemos hacernos en la identificación de los autores es “¿En beneficio de quién?” Si el Washington Post hubiera cumplido con su deber como periodistas y se hubiera hecho esta pregunta, los lectores de todo el mundo no habrían esperado meses para finalmente descubrir la verdad tras la caída de los precios del petróleo. La respuesta era sencilla, pero ridiculizada como “propaganda del Kremlin” en su momento, que, por supuesto, ahora se admite totalmente que son maquinaciones llevadas a cabo por los enemigos de Rusia.

¿Lección aprendida? Esperemos que la próxima vez que la fortuna económica en los mercados, o un acto terrorista beneficie por “casualidad” a los EE.UU. y sus socios en todo el mundo, la gente realice su mayor escrutinio y tenga su sospecha en aquellos que puedan beneficiarse más con dichos actos.

Ulson Gunnar, es analista geopolítico con sede en Nueva York y escritor de la revista online “Nueva Perspectiva del Este“.

Traducido del inglés: http://journal-neo.org/2015/02/07/mystery-behind-dropping-oil-prices-solved-concerted-manipulation/
Imagen: http://landdestroyer.blogspot.com.es/2015/02/mystery-behind-dropping-oil-prices.html